posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

La base real del HEMP

20070729163139-nuke.jpg

(retomando un tema ya tratado)

[En respuesta a preguntas vía correo privado acerca de la veracidad de cierto momento en cierta serie de “ciencia ficción”]

Pulso electromagnético (EMP)
Durante los años de la guerra fría, las dos superpotencias realizaron pruebas con misiles. En una de estas pruebas, allá por los años 60, EE.UU. hizo detonar una bomba nuclear a gran altura sobre el Pacífico, en teoría lejos de cualquier zona habitada. Por desgracia, las alteraciones electromagnéticas en la alta atmósfera llegaron de rebote hasta Hawai, donde hubo un extraño apagón. Fue una versión muy “light” de lo que luego se bautizó como HEMP (High Electromagnetic Pulse). Las superpotencias nucleares tomaron nota del fenómeno y lo estudiaron, para luego ponerlo en el repertorio de jugadas en el terrorífico tablero de una guerra nuclear.
 
(...)  el pulso electromagnético no causa ni la destrucción física de viviendas ni daño directo a los seres vivos. En cambio, puede ser devastador para los sistemas telefónicos, de comunicaciones, de cómputo, y en general para cualquier circuito que contenga componentes electrónicos. Los efectos del pulso llegan a miles de kilómetros de distancia de la explosión. cuando sucede a gran altura.
Al detonar una bomba nuclear se produce una gran cantidad de rayos gamma emitidos en todas direcciones. Estos rayos se encuentran con las moléculas del aire, les arrancan algunos de sus electrones que son así acelerados, y se produce un pulso de campo electromagnético que se desplaza por el espacio a la velocidad de la luz. Ya que la intensidad inicial de radiación es muy grande, las diferencias de potencial producidas por este fenómeno son inmensas, llegando a alcanzar miles de voltios por metro. Diferencias de potencial de esta magnitud inducen corrientes del orden de miles de amperes en los materiales conductores encontrados por el pulso. Estos pueden ser las líneas de alumbrado, las antenas, los aparatos de radio y TV, las estaciones de transmisión y las computadoras. Como estos equipos por lo general no están protegidos contra corrientes tan altas, seguramente quedarán inservibles una vez pasado el pulso. Otros sistemas que podrían resultar dañados por el pulso electromagnético son los de control militar, que quedarían así incapacitados para responder al ataque.
Se estima que una sola bomba de un megatón detonada a gran altura (unos 500 km) sobre el centro de los Estados Unidos o la URSS, podría destruir gran parte del sistema de telecomunicaciones, la red de distribución de energía eléctrica, y dañar seriamente el equipo de radares, aviones y misiles militares.
Una posible protección contra los efectos del pulso consistiría en encerrar todos los circuitos en "jaulas" metálicas con excelentes conexiones a tierra. Sin embargo, esto no se puede hacer con todas las líneas de teléfono ni las de energía eléctrica debido al altísimo costo de la operación. Las medidas de seguridad contra los efectos del pulso electromagnético, que son hoy en día parte fundamental de cualquier estrategia basada en la capacidad de respuesta ante un ataque nuclear, se limitan al blindaje del sistema de comunicación militar. Y eso no se consigue forrando la batería del coche o el transformador eléctrico con papel aluminio o placas de acero, sino con una metódica y cara instalación, diseñada y fabricada por expertos.
El (H)EMP no es un mero apagón, sino la virtual destrucción de infraestructuras eléctricas a lo largo de un país entero. Las repercusiones son más que evidentes: ruina económica, caos logístico, dificultad en la reconstrucción posterior...
 

Posdata para los frikis de turno: En el primer capítulo de “Jerico” no hay HEMP, pero tiene una explicación lógica; porque se supone que las explosiones son a baja altura o a ras de suelo, teniendo efectos electromagnéticos (EMP) en la zona aledaña a la explosón (superpuestos a los efectos téricos y mecánicos de la detonación). En el capítulo de la “respuesta federal”, se ven los misiles dirigiéndose hacia ¿Irán?¿China? –donde sea, y luego se va la luz. Como los efectos especiales son patéticos (quizás por no gastarse o por echarle intriga), hemos de deducir que se ha interceptado un misil a la altura adecuada de la alta atmósfera, o que la potencia enemiga de EE.UU. ha contraatacado, dejando al tío Sam de vuelta al salvaje oeste. Lo que resulta increíble es que los iranies dispongan de semejante tecnología para lograr ese efecto, es increíle salvo que uno se crea la propaganda neocon. Los chinos o los rusos serían capaces, en teoría.

 

29/07/2007 16:31 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.com
Autor: Taren

Terrorifico: Sea un EMP o un HEMP significará volver como minimo al siglo XIX (sinó más atras) en muy pocos días.

Imaginemos un mundo sin TV, radio, teléfono, internet, nevera, agua corriente, luz electrica, coche, transporte público, empleo, sanidad, educación, seguridad...

El fin del mundo tal y como lo conocemos (los afortunados habitantes del primer mundo, claro está, a lo mejor en Somalia o Afganistan mejoran...)

Todo esto sin contar además con ciudades "pulverizadas", millones de muertos y desplazados...

Ojalá fuera imposible, pero creo que no lo es, incluso pienso que el momento puede estar cerca.

Fecha: 19/08/2007 11:52.


gravatar.com
Autor: GEP

En efecto, el golpe de mano de un HEMP sobre la potencia enemiga sería demoledor, y si no se hizo cuando la guerra fría fue porque existen los submarinos estragégicos, los silos reforzados y los grandes bombarderos en el aire para efectuar represalias.
Pero fuera de esos sistemas protegidos, toda la estructura tecnológica sería barrida.
Irónicamente, hoy en día es más difícil que hace 20 años una guerra nuclear total (aunque ojo, EEUU y Rusia están entrando en confrontaciones discretas), pero el efecto de un pulso magnético sería mucho peor que en los 80. Todo lleva microchips y electrónica. En un coche de los años 70, pues bueno, cambias los cales fundidos y la batería y ya está, pero los microchips rotos ya no los podrías reemplazar por otros, por el caos en las rutas comerciales y la gran demanda.
Por de pronto, podríamos usar los teléfonos móviles para jugar al fútbol con ellos (ya que en Jerico los usan para baseball, muy patriotas gringos ellos).

Fecha: 19/08/2007 23:30.


gravatar.com
Autor: Taren

¿Habeis visto esto?

http://www.20minutos.es/noticia/303046/0/telefonos/moviles/impermeables/

¿Puede proteger contra el EMP?

¿Sabeis algo de sistemas de protección contra el EMP? Creo que hay un tipo de "cristal" plastificado que ha demostrado su eficacia, pero no se mucho del tema.

Saludos.

Fecha: 08/11/2007 16:24.



Autor: Anónimo

Si como parece el material protector no es metálico, no vale para una "sobredosis" electromagnética de la magnitud de una explosión nuclear. Ni siquiera serviría si cayese un rayo de tormenta cerca.
Como mínimo, es necesaria una jaula de Faraday patatera (que tampoco serviría de nada si el pulso electromagnético fuese realmente fuerte) o aprovechar una contra rayos ya existente (de dudosa eficacia en caso de EMP a gran altura y explosión de varios megatones).
Se supone que las grande spotencias tienen sus equipos militares vitales encerrados o protegidos por jaulas a prueba de bombazos atómicos, pero obviamente no hemos encontado las fotos en Google.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jaula_de_Faraday




http://es.wikipedia.org/wiki/Jaula_de_Faraday

Fecha: 08/11/2007 19:57.


gravatar.com
Autor: Anónimo

pensais en serio ke seria malo acabar con la actual civilizacion, o mejor decir, con occidente¿? mejor para el mundo al menos, y para los ke no tienen nada...

Fecha: 20/05/2010 00:10.


Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar