posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Ortorexia: cuando la psicología barata y el agronegocio se dieron la mano

20070909163455-varia.jpg
Probablemente, habrá leído en Internet y en suplementos dominicales la aparición de un nuevo tratorno mental , parecido a la anorexia y la bulimia. Se trata de la “ortorexia” o manía de comer alimentos sanos y naturales. Afición terrible que puede llevar a las personas afectadas (horror) a no acudir a bares y restaurantes para degustar las bazofias que se suelen servir allí a precio de oro. La verdad que en verano esta “enfermedad” puede llevar al aislamiento, porque ir a la playa y no acudir a ese chiringuito donde espera la ruleta rusa de la salmonella es todo un síntoma de que el sujeto se encuentra mal de la olla.
Una persona normal come lo que le echen ajo el socorrido mantra del “de algo hay que morir” (cáncer de estómago, diabetes, etc), y paga lo que sea por comerse o beber no se sabe qué.
La murga lleva ya como una década por falsimedia, oh casualidad, coincidiendo con la salida del gueto de los consumidores de productos biológicos (ya no llevan rastas ni tienen pintas de jipis).
Recientemente en Gangrena 3 TV informaron de nuevo (es un decir) acerca de este terrible trastorno que por lo que se ve no afecta ya a los 4 freaks vegetarianos sino a gente que parece normal y todo. Por cierto, que si comer alimentos biológicos es estar mal de la cabeza, entonces con mayor razón los vegetarianos (incluso los no estrictos) deberían estar en el manicomio como enfermos mentales al lado de los esquizofrénicos. Pero por lo que se ve, acusar directamente a los “veguis” es políticamente incorrecto...por ahora. También podían tomarla con los moros porque no comen jamón, con lo rico que está...de momento sólo se permite alguna caricatura de Mahoma, no se considera aún a los islámicos como “cerdofóbicos”. Los hindúes serías “vacaréxicos o ternerafóbicos”...
Nótese que ni siquiera se concede el beneficio de la duda como antaño, cuando conductas minoritarias y chocantes se veían con paternalista desdén como “extravagancias”. No, ahora directamente se va a la psicologización y medicalización de la conducta (los psicólogos y psiquiatras, los nuevos curas que dictan la norma moral y social bajo la batuta de los poderes fácticos de turno).
Es cierto que algunas personas del mundillo alternativo o como se le quiera llamar llegan a extremos de puritanismo ridículo. Hemos sido testigos de gente jurando en arameo en cuanto
han visto en algún garito contracultural pinchos de jamón o patatas fritas de bolsa, por ejemplo. Talibanes hay en todas partes.
Pero acusar de chalados a gente que ha sufrido un cáncer y no quiere seguir comiendo basura con pesticidas es algo innoble y repulsivo. Tener miedo a ser envenenado por la alimentación industrial es un peligro real y no imaginario. Por poner un ejemplo extremo de “paranoia” recordemos la moda de los refugios nucleares durante la guerra fría. En aquella época podía haber algunos paranoicos obsesionados con las bombas H todo el día, pero la mayoría de quienes planteaban construir búnkers eran personas perfectamente racionales, conscientes de que la defensa civil de sus países era totalmente insuficiente para protegerles en caso de probable conflcito mundial. ¿Eso era estar locos?¿Era más razonable esperar en el sofá a ser incinerados por el famoso hongo nuclear o creer con fe del carbonero en el sentido común de las grandes potencias? (recordemos que aparte de la crisis de los misiles cubanos, hubo varias ocasiones en que se estuvo a punto de provocar una 3ª guerra mundial).
Igualmente, se puede tener miedo a que le roben a uno si va por una calle oscura de un barrio bajo, otra cosa es estar dominado por el pánico y ver ladrones donde no los hay.
Mientras se señalan los peligros de la enfermedad imaginaria, existen otros trastornos a los que los media (falsimedia) no prestan atención.
¿Han oído hablar de la fobia social en Gangrena 3 o cualquier otra televisión? ¿Está la prensa atemorizada por este trastorno psicológico?
Realmente, la fobia social es un trastorno mucho peor que la “ortorexia”. Los “ortoréxicos” son felices con su manía de comer alimentos naturales, se reúnen, van a tiendas ecológicas, conferencias, etc. Podrán (podremos )ser plastas con no acudir a bares infectos y tragar m..., pero sólo sucede de vez en cuando.
En cambio, la gente con fobia social no tiene vida social ,no puede encontrar trabajo porque le da miedo relacionarse en público, no tiene vida sexual, etc.
Es una enfermedad terrible para la persona que la sufre.
Y sin embargo, los medios no se preocupan de este problema que puede afectar a un 5% de la población.
¿Por qué? Muy sencillo, un fóbico social no es una amenaza para el sistema, porque no hace sino replegarse ante la competitividad, la agresividad y la falsedad de las relaciones humanas en la actualidad. El tímido que empieza a rechazar la situaciones sociales sigue consumiendo en privado, en forma de sexo virtual, frikismos varios y demás sucedáneos de las verdaderas relaciones humanas. Por tanto, no hace sino llevar al extremo (por el fondo patólogico del asunto) el individualismo feroz de nuestros días. Sólo que a diferenciad e las personas “normales”, en lugar de relacionarse por medio de la hipocresia y la superficialidad, deja de hacerlo.
Los “ortoréxicos”, por el contrario, son vistos como una ‘amenaza’ para el sistema, aunque sea ridícula en cuanto a efectos globales (la mayoría de la población sigue comiendo bazofia). Los supuestos enfermos de ortorexia se reúnen, montan asociaciones, pagan a agricultores para que les vendan patatas ecológicas, etc. Y horror, evitan pisar el hipermercado como la peste..Y claro los proveedores oligopólicos y los fabricantes de venenos para la agricultura no pueden ver con buenos ojos a esta gente. Y para colmo, esa gente no bebe bebidas de cola, cosa que no hacen ni en los malvadísimos países islámicos del Eje del Mal.
¿Se han fijado que buena parte de los anunciantes de la tele y prensa son de la mafia del agronegocio? Marcas de comida basura, pesticidas, bebidas gaseosas de nefastos efectos digestivos...
Muchos nos tacharán de mal pensados,radicales y/o alarmistas por preguntarnos si
no habrán inventado la ortorexia para desviar la atención de lo que sí son verdaderos
                                    problemas sanitarios, como las graves enfermedades neurológicas relacionadas con la
contaminación alimentaria por pesticidas.
La situación es diáfana: El movimiento internacional de la agricultura biológica
ha sido atacado duramente en las últimas décadas por las multinacionales agro-químico-
             alimentarias por mostrar, por un lado, los peligros de la contaminación alimentaria
y, por otro, los beneficios para la salud y para el medio ambiente de los alimentos
biológicos (libres de pesticidas y aditivos sintéticos y de organismos manipulados
genéticamente).
Es en ese contexto que decimos que la norme difusión de la ortorexia en los
medios de comunicación internacionales
podría muy bien formar parte de una campaña de marketing perfectamente orquestada,
cuyo mensaje contiene un alto gado de perversidad: “No se preocupe tanto por la calidad de sus alimentos, pues corre el riesgo de padecer una nueva enfermedad nerviosa llamada ortorexia.
Despreocúpese, viva feliz… Todo está en orden”.
Y como cantaba la Polla Records hace ya dos décadas: “Come m... y págala”.
Falso. En el ámbito de la alimentación, como en tantos otros, las cosas no están
en orden. Y al sistema le aterra que lo descubramos y que nos organicemos para
buscar alternativas a sus informaciones y propuestas deshonestas, antiéticas y contaminantes.

Lo más irónico de todo este asunto es que el miedo al enfermo imaginario puede ser más paranoico que la supuesta obsesión por la vida sana.

09/09/2007 16:35 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar