posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Cuento Apocalíptico

20071017180706-peak.jpg

(Aunque no tiene que ver con el diario de un superviviente urbano, bien podría ser el mismo tipo o su primo 20 años después)

 

 

 

 

¿El Fin del Mundo? Lo recuerdo bien.

 

 

 

 


Era día de mercado y me acerqué al pueblo: necesitábamos un par de herramientas y café. Las herramientas las encontré enseguida, pero para el café tuve que preguntar en todos los puestos. Al final encontré un tipo que tenía, o eso dijo: yo miré a su burro y su carro lleno de cachivaches y desconfié. Era un hombre alto y nervudo, con la cara curtida y bronceada. Recuerdo que tenía un par de piercins, uno en la nariz y otro en la ceja:
-Jefe, antes de molestarme en revolver toda esa montaña y sacar la mercancía, tiene que demostrarme que puede pagar.

Saqué la cartera y le mostré un par de billetes:

-¿Está de broma, jefe? ¿Cree que puede pagar un kilo de café con eso?

El tipo sonreía con la mitad de la boca, y yo empecé a sentirme un poco estúpido. Saqué dos billetes más y la sonrisa se acentuó:

-En serio, jefe, ¿Se está quedando conmigo? ¿Se cree que estamos en el hipermercado? Lleva usted toda la mañana rebuscando por el mercado. Soy el único que tiene café, ¿Verdad? ¿Y se piensa que se lo voy a vender por esa miseria?

Debí de poner una cara ridícula y el buhonero estalló en una carcajada. Conté todo el dinero que me quedaba: en otros tiempos hubiera alimentado una familia entera durante un mes. Había euros, dólares, libras esterlinas...Se lo ofrecí:

-Mire, jefe, voy a dejar de tomarle el pelo. Ni aunque me diese un saco lleno de esos papelotes le vendería mi café, ¿De acuerdo? ¿Qué quiere que haga con ellos? No valen ni para limpiarse el ojete, son demasiado ásperos.

Entonces me vi allí, sosteniendo un fajo de billetes perfectamente inútil, y me dije: “Ya está, se acabó. Esto es el fin”. El vendedor me miró y se apiadó de mí.
-Venga, hombre, no se me ponga triste. Mire, ¿Sabe lo que le digo? Si me da ese cinturón suyo – y señaló mi cinturón – le doy dos kilos. Es el mejor cinturón que he visto en años.
Me estuve callado un momento y luego le pregunté:
-¿Qué es usted?
-Vendedor, ¿No lo ve?
-No, ya me entiende. Le pregunto qué estudios tiene.
-Ah, ya. Oiga, jefe, usted tiene un problema. Va por ahí sacudiendo billetes, se cree que los estudios cuentan algo…tiene usted que caerse del guindo, hombre.
El hombre me miró y se puso serio.
-Mire, yo era informático, pero ya no lo soy ni lo volveré a ser nunca. En casa todavía conservo el ordenador, para que los hijos no se piensen que me invento cosas cuando les hablo de mi juventud. Y usted, ¿Qué era? ¿Teleoperador? ¿Ingeniero? ¿Especulador inmobiliario?
-Yo era licenciado en historia. Nunca llegué a encontrar trabajo, la verdad. Me presentaba a todas las oposiciones de la universidad, secundaria, etc
-¡Historiador! – El tipo empezó a reírse a carcajadas - ¡Un historiador en mitad del Armagedón! ¡Pero si usted pasaba más hambre antes que ahora! ¡Usted ha salido ganando, hombre!
-No diga disparates, joder. Esas cosas no se dicen ni en broma.
-Perdone usted – el ataque de risa remitía -. ¿Y en qué anda ocupado actualmente nuestro Herodoto?
-En cavar y recoger patatas, ¿Qué si no?
-Entonces, señor mío, es usted un labrador y yo un vendedor ambulante. Y se acabó el cuento.
Callamos. Los otros vendedores estaban recogiendo sus tenderetes pero el tipo no hacía ademán de imitarlos. Yo tampoco me quería marchar. Hacía mucho tiempo que quería mantener aquella conversación con alguien como él.
-Esto se acabó, ¿No?
Se encogió de hombros.
-Esto se acabó, esto acaba de empezar…depende. Dígamelo usted, que es historiador.
-La historia no sirve. La humanidad jamás ha atravesado una crisis como ésta, no tenemos elementos de comparación. La suma de acontecimientos nefastos en menos de dos décadas nos ha llevado a esto: el cambio climático, las luchas por los recursos naturales menguantes, la codicia de unos pocos y la estupidez de casi todos...
-Escúcheme una cosa: no creo que todo termine aquí. Está naciendo un mundo nuevo y tiene cosas buenas. ¿Es usted de los que se sientan en la oscuridad, a llorar por la televisión perdida? – me miró con astucia -. No lo creo. No me parece usted de ésos.
-No queda nadie así. Los débiles han tenido ya muchas ocasiones para morir: infecciones, guerras, suicidios, drogas, etc.
Asintió.
-Si hemos tenido la fuerza de llegar hasta aquí, si hemos superado estos últimos años y hemos conservado la cordura, es que somos capaces de todo – hubo un corto silencio - ¿Tiene usted hijos?
- Dos.
-Yo cuatro. Y, ¿Sabe una cosa? Son mejores que nosotros. Son mejores que sus abuelos, incluso.
-Ya sé a lo que se refiere. Yo también lo creo.
-Son chavales fuertes y nobles. Cuando hablo me escuchan con respeto. Se ayudan entre ellos. Se ríen con más ganas, trabajan más duro, saben divertirse mejor que nosotros, cuando llega el momento. Y son fuertes, maldita sea. Son más fuertes que un caballo. Tienen más vida en un meñique de la que teníamos todos nosotros juntos a su edad.
Asentí a medias.
-También tienen cosas malas.
-Es como “El Señor de las Moscas”, ¿No? He visto chavales que les tiran piedras a las nubes para provocar lluvia. A este paso, pronto ofrecerán las entrañas de los cerdos para apaciguar algún dios recién inventado.
- Son unos perfectos ignorantes, pero nosotros tampoco éramos muy cultos a su edad. Prefiero esto: al menos, los chavales de ahora están creando sus propias mentiras. Nosotros nos tragábamos las de la tele.
-¿Lo ve, hombre? ¡Todo tiene un lado bueno! Escuche una cosa: yo digo que lo peor ya ha pasado, ¿Me oye? Que a partir de ahora las cosas irán mejorando y que mis nietos vivirán mejor que mis hijos.
-Tal vez – me encogí de hombros – pero me pregunto si alguna vez lograremos reconstruir todo lo que perdimos.
-¿Todo? – Se burló el vendedor- ¿Los coches, la obesidad, las urbanizaciones, la tele, el sábado noche, las películas americanas, la prensa rosa, las drogas baratas?
-Todo. Comida abundante, la vacuna de la polio, el ocio, la cultura barata, internet, la oportunidad de buscar la verdad por cualquier camino que uno eligiese: la libertad.
Mi amigo bajó la cabeza:
-Es verdad, era así y no lo apreciábamos. Creíamos que iba a durar para siempre. Creíamos que era natural.
-Éramos humanos.
-Pues me cago en los humanos.

Cuando llegué a casa, la gente salió a recibirme aliviada.
-¿Qué te había pasado? Creímos que te habían asaltado, por lo menos - Mi mujer notó mi expresión - ¿Qué sucede?
-Nada – dije – Nada.
Pero era mentira. Había sucedido, precisamente, todo.
17/10/2007 18:07 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario


Autor: GEP medio dormido

Cosecha burbujista
http://www.burbuja.info/inmobiliaria/showthread.php?t=42331

Fecha: 17/10/2007 19:41.


Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar