posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Una observación sobre la especulación y el peak

20080614121942-peak.jpg

El sector más estúpido del burbujismo califica a los partidarios de la teoría del cénit (más bien de los cénit) de secta y otras lindezas. Achaca la subida del petróleo, de los alimentos y del oro a la especulación, negando que haya una escasez real. Así que la subida escalonada pero continua del últio lustro sería debida nada menos que a un complot para enriquecere a unos pocos (mira que tienen poder para manipular tanto tiempo y engañar a todo el mundo).

Por su parte, los peakers más enloquecidos (madmaxistasy yirdistas) lo ven todo en clave peak, incluso en el pasado remoto (esto les parecerá una caricatura, pero es que parecen conocer hasta el cénit de los esclavos durante el ocaso de la antigua Roma). Si el petróleo Brent y el Texas suben 10 $ en un día en los mercados, será que han bajado de golpe las existencias reales en 24 h o que de repente todos los inversores en combustibles se han leído algún libro sobre Hubbert...

Por supuesto, esta es una simplificación: existen madmaxeros moderados (aunque suene increíble), burbujistas que son capaces de pensar antes de acusarte de trolo a la primera disensión y cómo no, el sector moderado que no tiene problema alguno en combinar factores aparentemente tan enfrentados.

Realmente, el cénit y la burbuja no son excluyentes entre sí, sino compatibles. Y más aún, son un matrimonio bien avenido. Hay especulación porque hay o se piensa que habrá escasez de petróleo o de alimentos. El oro sube porque es el valor refugio ante crisis actuales o intuidas.

El acaparamiento, sea físico o ficticio (en forma de papelitos de colores), provoca una escasez artificial del producto en el mercado, lo cual crea más subidas de precios y más especulación. Es un ciclo diabólico.

La especulación no sucede con lo que es abundante y barato. De momento no hay una burbuja del compost a base de estiércol, por ejemplo (aunque a largo plazo...). Cuando el petróleo andaba por los 20 dólares el barril o cuando se destruían cosechas sobreabundantes nadie con talento especulaba sobre combustibles y alimentos. Es la escasez la que aviva al estraperlista de guante blanco. No hay mercado negro de productos legales y accesibles, sino de los que escasean por poca producción o por limitaciones penales.

Achacarlo todo al temido peak (del petróleo, del oro, agrícola) es explicarlo todo sin explicar nada, porque es caer en el reduccionismo de no querer ver los detalles. El cénit a secas es una abstracción, en la realidad viene acompañado o enmascarado por otras lacras, entre ellas la especulación. Es ingenuo interpretar los 130 dólares/barril como un reflejo fidedigno de la oferta menguante.

¿Acaso el mercado petrolero es un prodigio de transparencia y juego limpio? No tiene sentido vaticinar que el crudo va estar el año que viene a 200, porque a lo mejor puede bajar o mantenerse por la contracción de la demanda (recalentada en exceso) o porque los especuladores han huido como ratas hacia otro burbujazo. La tendencia es alcista a largo plazo, pero en el corto/medio es otra cosa.

Pero por el otro lado, acudir a la especulación en cuanto los precios se desbocan es refugiarse en un flatus vocis. La especulación en el vacío es otra abstracción, siempre está detrás la escasez. Se nos dirá la “excepción” de la vivienda. Pero es que el mercado inmobiliario (otro dechado de juego limpio, je je) hinchó los precios por su especial valor como cueva de ladrones para el lavado de dinero negro de distintos orígenes y por la intervención política en el asunto (vía licencias, a ti te la doy, a ti no). Llamar especulación a lo sucedido con la burbuja inmobiliaria española es como no decir nada: llámese conspiración para subir los precios, corrupción y megalavado de dinero negro.

Hecha esta digresión, se nos salta la sonrisa cuando se anuncia que la burbuja petrolera va a petar (Soros dixit), o incluso en algún foro se vaticina cual yirdista sonado (pero a la inversa) el oráculo de precios: el petróleo a 80 $ en 6 meses, o el oro en picado en 2009.

La ignorancia siempre es atrevida. Detrás de la especulación en productos estratégicos hay un fondo real. No se puede extrapolar el timo piramidal inmobiliario, basado en una escasez imaginaria (de suelos, de competencia entre conglomerados empresariales que se alían para no bajar precios, del “compra compra que se acaban”) y en una abundancia de crédito y efectivo en negro, a productos cuya escasez eso será patente. Que Soros afirme eso será porque favorece a sus intereses de especulador. Que lo afirmen otros que no son millonarios es señal de insensatez.

Demasiado pudor es patológico, pero su total ausencia también. Los sabios infalibles deberían tenerlo en cuenta, sean de uno u otro extremismoSi los precios altos son el resultado del maridaje entre la inminente escasez (extracción “plana” con tendencia a caer en breve) y especulación (huida del ladrillo y del dólar), ¿qué parte del precio se atribuye a cada factor? Es difícil saberlo con exactitud. Sería tentador decir: el 20% ó el 40% del alza se deben a la especulación y el resto al pre-peak. Más tentador (e imprudente) sería vaticinar cuánto caería si se desinflasen las burbujas sucesoras de la inmobiliaria. Pero la realidad suele dejar en ridículo a los iluminados (ejem, aún estamos esperando que regalen chalés con la compra de un coche o que empiece la 3ª Guerra Mundial con Irán). Por ello, nos abstenemos de dar cifras mágicas. Simplemente dejamos caer un criterio razonable: la tendencia a largo plazo seguramente está muy influida por la extracción y el consumo real, ergo refleja o reflejará el cénit de los combustiles fósiles En cambio, tendencias a corto y cortísimo plazo (como la sospechosa subida de los 10 $ en 24 h) tienen como explicación más plausible algún tipo de juegos trileros con las materias primas. Ni qué decir que cuando estalle la burbuja petrolera, los precios bajarán, aunque no tanto como los necios burbujistas radicales se imaginan, porque subestiman el componente real de la escasez. En cuanto a los verdaderos creyentes en el peak oil (nótese que no criticamos a los defensores racionales de esa teoría, sino a los que se han montado una película con ella), probablemente se entristecerán de que Mad Max no suceda por el momento...por ahora.
16/06/2008 07:52 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar