posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

En algún lugar del tercer mundo…

20081007085903-cacharro.jpg(…) Nuestro campamento esa noche era un viejo motel que había

sobrevivido mejor que otros edificios del pequeño pueblo,

aunque supongo que eso depende de cuál sea la definición de supervivencia

de cada uno. Tras un mes en el lugar, la mía significaba

un techo y un alto porcentaje de ventanas intactas. En su anterior visita,

uno de los equipos de reconstrucción de Naciones Unidas había

instalado un generador en el aparcamiento trasero, así que al

menos había agua corriente de un pozo cercano y algo de luz. Cuando

nos instalamos, el jefe de nuestro grupo, Jean-Paul Cloutier, sugirió

que encendiéramos un fuego. Pude sentir la vacilación en los

demás miembros del grupo cuando nos encontrábamos en el aparcamiento

del motel. Las tres noches previas, según avanzábamos

en el terreno en disputa, encender un fuego era una buena idea, pues

dormíamos en el suelo en las tiendas que nos habían donado los belgas

y podíamos oír el reconfortante gruñido de los convoyes de la

ONU desplazándose por una autopista cercana. Un fuego era casi

un lujo. Pero ¿esta noche? ¿Estando tan cerca de los lugares de inspección?

Jean-Paul aplaudió con sus largas manos, como un maestro de

escuela abrumado que intenta impresionar a sus alumnos. Nos habló

en inglés. Era la lingua franca de nuestro pequeño grupo.

—Seguro que no hay de qué preocuparse, ¿no es así? Si no el

amigo Charlie nos estaría diciendo que nos apiñáramos en algún sótano,

¿o me equivoco, Charlie?

Charlie Banner sonrió, con los brazos cruzados. Llevaba un

uniforme de camuflaje de los marines estadounidenses y una boina

azul claro, además de una pistola enfundada en el costado. El distintivo

de UNFORUS resaltaba en su musculoso brazo derecho.

—Seguid adelante, muchachos —dijo—. Estoy seguro de que

todo irá bien.

Jean-Paul asintió.

— Seguid, pues. Hay que conseguir algo de madera, ¿vale?

Era unos quince centímetros más alto que yo y mucho más

grande. Cubría su cabeza una pelusa negra a modo de barba de varios

días y llevaba gafas de montura negra. Como todos los demás,

vestía vaqueros azules y botas, así como un fino anorak que en su

día probablemente fue amarillo y que ahora presentaba un blanco

desteñido. En la solapa de cada anorak había un aparato cuadrado

de control de radiaciones llamado DTL, siglas de dosímetro termoluminiscente,

que medía nuestra exposición a las radiaciones.

Aunque nos encontrábamos a miles de kilómetros de distancia de

cualquier supuesta lluvia radiactiva, se suponía que el aparato tenía

que hacer que nos sintiéramos mejor. Sólo trabajaba al cincuenta

por ciento de su efectividad y no cabía duda de que medía con exactitud

lo que había en el aire, pero desde luego fracasaba en conseguir

que nos sintiéramos mejor.

Técnicamente éramos civiles y permanecíamos con ropa de civil

tanto como fuera posible. Si bien en teoría manifestábamos el mismo

desdén que la ONU hacia los hombres armados, yo sabía que

todos los de nuestro grupo estábamos contentos de tener a Charlie

con nosotros, aunque fuera estadounidense.

Busqué en el bolsillo de mi abrigo y saqué una pequeña linterna.

Me moví para estar cerca de Miriam van der Pol, una médica

de Ámsterdam de larga cabellera rubia recogida en una coleta, radiante

sonrisa y una forma alegre de tomarse esta aburrida tarea, lo

cual hacía que resultara agradable estar con ella; era como relajarse

en un arroyo después de un día entero de caminata. No es que estuviera

confundido acerca de Miriam y el poco interés que mostraba

por mí. Yo era la persona más joven y menos experimentada del

grupo y no me hacía ilusiones de que me encontrara atractivo.

Aun así, me gustaba estar con ella.

(continuará)

06/10/2008 17:56 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario


Autor: Moraton

Tiene una pinta magnifica. Espero que continueis con el relato (y desveleis la fuente original).

Si editarais el texto un poco mejor (sin salto de linea) ya seria la bomba...

Fecha: 06/10/2008 21:51.



Autor: ceferino interino

Este texto lo han escaneado de algún sitio, ya verás q lo dirán más tarde para mantener la expectación. Por ahora, que vengan más relatos,por favor.

Fecha: 07/10/2008 12:22.



Autor: GEP

Ya viene la continuación, tranquilos. Es verdad que el texto no es original nuestro, ya avisaremos del origen y autoría.

Fecha: 08/10/2008 17:40.



Autor: tupolev95

¿dónde está la continuación?

Fecha: 09/10/2008 11:34.



Autor: GEP

Excusez moi.
Va la continuación ahora.

Fecha: 09/10/2008 16:10.


Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar