posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

En algún lugar del tercer mundo…()

20081017113709-cacharro.jpgMientras me secaba encendí

la televisión y sentí la electricidad estática. Casi ninguno de los canales

tenía señal después del ataque de la pasada primavera, pero

yo seguía esperanzado, uno de mis malos hábitos, tal como solía señalar

mi padre. En la parte trasera del televisor había un par de antenas

diminutas, y después de trastear un rato con ellas y los canales, pude

conseguir una imagen débil que titilaba por las interferencias.

Me senté en el borde de la cama a ver la televisión. Era un programa

informativo de la ONU, probablemente emitido desde la

frontera norte. Una mujer con traje de raya diplomática leía algo que

tenía en las manos. Detrás de ella aparecía el familiar escudo de la

ONU. Por encima de su hombro izquierdo se mostraba una imagen

referida a La Haya, pero no logré distinguirla. Subí el volumen y sólo

oí las estridencias de las interferencias. Me pregunté si era debido

a la mala señal o si alguno de los grupos paramilitares, mejor equipados

y armados, la distorsionaba. «Paramilitares». Un término

tan suave, pensé. «Escuadrones de la muerte» era más duro, más apropiado,

pero raras veces se utilizaba en las amables conversaciones entre

los grupos de la ONU. Los escuadrones de la muerte operaban

en El Salvador y Serbia. Se suponía que aquí no.

Probé todos los demás canales. Más interferencias, salvo en

uno en el que apenas pude distinguir una vieja película con Michael

J. Fox, Regreso al futuro, doblada al francés. La vi unos minutos y

luego, tal como prometió Jean-Paul, se cortó la energía y la habitación

se sumió en la oscuridad. Regreso al futuro, desde luego.

A la débil luz de la vela me cercioré de que la única ventana, que daba

al aparcamiento, también estuviera cerrada. Asimismo corrí las

cortinas y las aseguré con unas pinzas que llevaba en la mochila, y

comprobé que la puerta del baño quedara bien abierta. En una de sus

escasas cartas, mi padre me había advertido de que si tenía lugar un

tiroteo en la zona, debía salir rodando de la cama al suelo y arrastrarme

boca abajo hasta llegar a la bañera. Si estallaba una granada

había más posibilidades de sobrevivir en una bañera. Era un buen

consejo, probablemente el mejor que me había dado.

Me puse unos pantalones cortos y desenrollé mi saco encima

de la cama más cercana. Charlie había supervisado previamente la

zona en busca de bombas trampa y minas o cualquier otra sorpresa

desagradable que hubieran dejado los paramilitares que hacían el trabajo

sucio, pero yo seguía siendo precavido. En una de las zonas

de ensayo, antes de unirme al grupo de Jean-Paul, me contaron que

otro grupo de inspección de la ONU como éste había pasado la noche

en un hotel abandonado en el que habían rociado las sábanas y

mantas con cristales molidos.

(...)cont(...)

16/10/2008 18:53 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar