posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

La novela de LLE: Capítulo 1

20081121075513-oca2.jpg

(septiembre 2008-¿?)

Si LLE se tuviese que contar como una novela (de ciencia ficción, histórica, de terror, etc), el prólogo podría ser aproximadamente lo sucedido entre los primeros síntomas de pedorreta en la burbuja financiera (hipotecas subprime, verano de 2007) y las mediáticas quiebras y cuasi-quiebras de bancos de este septiembre de 2008. Ha habido una especie de normalidad cada vez menos normal, se hablaba de crisis y se notaban malas señales económicas, pero vamos, este verano muchos se han ido de vacaciones tranquilamente. El petróleo ha subido más que nada por especulaciones varias (quizás influidas por esos “rumores” de no sé qué del peakoil), pero ha bajado relativamente: aunque no nos engañemos, también ha influido cierta contracción del consumo por la incipiente debacle productiva. La inflación aprieta pero no ahoga en Europa (por ahora). Pero la situación ha empeorado y empeorará más.

Se puede decir que estamos en una precrisis o antesala de la crisis económica fuerte. Los trompazos de la bolsa simplemente son un preludio del impacto de la crisis real en la economía real, que será a finales de este año o principios del que viene.

Ahora entramos en el Capítulo Primero: de LLE: crisis financiera que tendrá repercusiones lógicas en la vida real. Si falla la fe en el dinero y los bancos, si falla el sistema de crédito o funciona mal, no hay economía real que pueda aguantarlo. Porque no se puede pagar todo en efectivo, cualquier operación comercial seria necesita crédito seguro.

Toda una era en la que la generación de masa monetaria a través de políticas desarrolladas por bancos centrales, garantizando la libertad del mercado, mediante la mínima regulación como forma para la generación de riqueza, está tocando a su fin.
Esta crisis “adelantada” al resto de las crisis de LLE destapa, con sorpresa para la mayoría de los ciudadanos, que Estados Unidos está sumido en una recesión Económica, y al borde de una “Nueva Gran Depresión”, provocada en términos inmediatos por el lucro alucinante, la falta de control financiero y de medidas eficaces de regulación, la mala gestión y la guerra de Iraq. Una crisis que se está expandiendo por todo el mundo, afectando a las principales economías, a la cual el Estado Español, difícilmente escapará.
Esta crisis no afecta a todos los países por igual. De hecho, el modelo económico del Estado español, basado en gran medida en el sector de la construcción y del mercado inmobiliario, se muestra ahora, como una de las economías más desequilibradas del mundo. Con un fuerte déficit productivo, un sector turístico en crisis, el encarecimiento de los precios del petróleo y la amenaza de que en un futuro cercano pueda comenzar una nueva escalada de precios, unido a la elevada apreciación de la divisa europea, indican que la economía española es poco competitiva en el escenario internacional. La crisis solo podría empezar a vislumbrar una recuperación cuando las familias recuperasen su poder adquisitivo al reducir su volumen de endeudamiento. Sin embargo, el maremoto de porquería juega en contra de esta solución. Las fluctuaciones en el precio del petróleo serán mucho más brutales cuando entremos en el pleno peak oil (¿2010?), aumente la tensión geopolítica y termine de enloquecerse el clima. No hay forma de capear de forma airosa todos los frentes del temporal, por lo cual los bolsillos seguirán mustios indefinidamente: en suma, la penuria económica se va a hacer crónica.
Vano consuelo en estos días primeros de octubre cuando escribimos esto: se nos repite que el sistema bancario español está intacto si lo comparamos con otros europeos y no digamos con EE.UU. Los ahorros están a salvo…por ahora. Pero ¿por qué es así? Porque la banca española tiene un modus operandi extremadamente conservador, hay bastantes restricciones legales y buena parte del mercado financiero está en manos de esas rancias cajas de ahorros que gestionan libretas de jubilados. La banca española, como el resto de la economía española, no suele innovar. Y han sido los productos financieros rompedores los que estaban podridos: en EE.UU. y Europa.

Sin embargo, este conservadurismo no es el bálsamo de Fierabrás. Se quiera reconocer o no, el sistema financiero español, se acabará resintiendo gravemente y probablemente de más de un susto. Todos los bancos se han internacionalizado y en cualquier caja de medio pelo encontrabas productos relacionados con monedas extranjeras o siglas de extraños productos de ultramar. Gran parte de los fondos han ido a financiar esos millones de pisos que a saber cuándo se venderán, con la que está cayendo en el sector de la construcción. Esto es lo que nos hace pensar que esta crisis en cuanto toque fondo, derrumbará el mito del “español europeo y del primer mundo”, máxime ante la actitud del ejecutivo español y del Presidente Rodríguez Zapatero, que ha tardado mucho en asumir la existencia de esta crisis, y sigue sin reconocer la gravedad de la situación en toda su dimensión.

(seguirá)
20/11/2008 11:43 Enlace permanente.

Comentarios » Ir a formulario


Autor: tupolev95

venga abuelitos ahorrar ahorrar que el corralito va a llegar

Fecha: 21/11/2008 23:29.



Autor: GEP

No creemos que vaya a haber corralitos como sugieres por lo menos en 2009; sí puede ocurrir que algún banco o caja nos dé algún susto en España. por lo demás, "normalidad" en el sector bancario: pide un préstamo o hipoteca y te lo pondrán imposible, préstamos personales al 10%-14% y así todo. Son posibles corralitos en Europa en cuanto LLE pase a la fase 2 ó 3, es decir, cuando todo se empiece a venir abajo y se esfume del todo la ilusión del dinero y del crédito.

Fecha: 23/11/2008 18:54.


Añadir un comentario




No será mostrado.




Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar