posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2008.

04/01/2008

Orientación

04/01/2008 18:46 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

El día que empiecen a bombardear Teherán...

20080104184245-tensiones.jpgNo será mañana como berrean en ciertos blogs (esos yonkis del miedo totalmente enganchados a la adicción al chute de catastrofismo instantáneo), pero sucederá si la situación mundial es propicia. Si el gobierno Bush, agobiado por sus propios errores internos e internacionales, no se atreve más allá de su bravuconería garrula, el enfrentamiento tendría lugar con un nuevo gobierno en EE.UU., si necesita dar una muestra de fuerza (ante la crisis económica larvada en el interior y el desprestigio internacional en el exterior). El hecho de que el nuevo gobierno fuese demócrata no cambia nada, puesto que el bipartidismo de ese país se esfuma en política exterior dando paso a un verdadero pensamiento único. Cambian solamente las formas, más rudas los neocon, más melosamente “liberales” entre los progres yankis.
En semejante escenario más probable que improbable, nos olemos el guión de la película en España (los de otros países pueden componerlo a su manera, pero es que el GEP es ezpañol –casi nada-)
-         El precio de la gasolina se va a poner imposible.
-         Habrá algunos brotes xenófobos contra los musulmanes y otros colectivos marginales por parte de algunos oportunistas, pero los mass media los ignorarán convenientemente.
-         Habrá manifestaciones de dignos pacifistas profesionales que tienen casi todos coches y/o moto. “No más sangre por petróleo” versión 2.0. Pero si sigue gobernando el progresismo español no estarán apoyados por los sindicatos grandes (ja) Veremos el pataleo en ocasiones violento de la extrema izquierda, pero esta vez no tendrán el aplauso de los progres aburguesados cuando apedreen cristaleras de partidos políticos. Si vive vd al lado de ciertas sedes, quizás no duerma seguro por las noches.
-         Igualmente, es posible que haya alarmas sobre terrorismo, la mayor parte de las veces infundadas (con fines inconfesables quizás), el problema es que alguna vez pueden ser amenazas reales y es difícil separarlas de la mera propaganda del miedo.
-         Alineamientos políticos:
o       La derecha española (ABC; EL MUNDO; LA RAZON) tiene muy claro cual es su proyecto "nacional" para España y cual ha de ser su proyección internacional: el destino de España no puede asociarse a la defensa de causas como la justicia, la libertad ni la dignidad de los pueblos. Para la derecha su destino histórico es implicarse junto a "los que son como nosotros" (es decir, como ellos): occidentales, liberales y democráticos.
- Occidentales, es decir, burgueses materialistas (tanto tienes tanto vales) mayoritariamente blancos y de "raíces cristianas".
- Liberales, es decir, individualistas, hedonistas y amantes del desorden vital característico de la jungla (el mercado) donde imponen sus intereses los grupos privados más fuertes, que reclaman libertad para explotar "libremente" los recursos humanos y materiales de los pueblos, y para jugar "libremente" con las necesidades y sentimientos de la gente.
- Democráticos, es decir, plutocráticos vulgares, donde "todos los hombres somos iguales" (pero los privilegiados son más hombres que los humildes) partidarios de la cantidad y enemigos de la calidad, donde no promueven lo mejor de los pueblos sino que lo sumergen en la ordinariez y la mediocridad. Esto es lo que defiende con ganas y claridad el "centro" de la derecha española (Partido Popular), pero también lo que, con matices, barnices y distracciones colaterales, defienden las alas del régimen, desde PRISA-Psoe o Esquerra Republicana hasta Democracias o Frentes Nazi-onales.
Aquí reside la ventaja del núcleo central de la derecha española, el PP: porque tanto su ala izquierda como su ala derecha no sólo no critican su proyecto globalitarista, sino que básicamente lo comparten: las dos alas se sienten también identificadas con los "occidentales, liberales y democráticos"

o       Psoe (PRISA=EL PAIS) quiere seguir al lado de "los que son como ellos", del globalitarismo occidental, liberal y democrático, pero con "talante", sin que se vea la sangre ni la carne quemada. La izquierda progresista hará el paripé humanitario de lamentarse por las víctimas y por la brutalidad del bloque anglo-occidentalista, pero no hará absolutamente nada para impedir la consumación de la agresión o para que el agresor se salga con la suya. Insistirá en que "Irán no es una democracia", y como "el único valor sagrado" es lo democrático (López Garrido dixit) tampoco sería demasiado grave violar otros valores como la justicia, la vida, la libertad o la dignidad de los pueblos. Si el gobierno USA es demócrata, les justificarán más por aquello de la “fraternidad” entre progres.
o       La ultraderecha va a hacer lo de siempre: remedar el discurso de la derecha pero con violencia explícita, veríamos rápidamente enfrentamientos con los punkis, jipìs, anarquistas, estudiantes progres etc que vayan a manifestarse “contra la guerra”. En su discurso belicista incluirán seguramente el predominio de los occidentales, liberales y demócratas con pureza de sangre y sentimientos "cristianos".
o       La ultraizquierda también es previsible, por lo general: nihilismo, consignas y algarada que siempre acaba favoreciendo a los “hermanos” progres. Está comprobado: las escasas veces que han estado a punto de provocar el cabreo activo de masas despolitizadas, las ganancias de tal situación de descontento...se las llevan los sociolistos (radicales son a progres lo que fachas a conservadores: fieles servidores a la hora de la verdad). El hedonismo y el buen rollito (idealización de modas marginales y deificación de las drogas cuya legalización piden tanto) han cumplido su papel en la desmoralización de los grupúsculos de turno, y los valores burgueses campan por sus anchas entre quienes quieren creer que están contra ellos. Por tanto, no esperemos revueltas serias, sino simulacros de revolución para consumo de la lumpenburguesía.
-         Dejando a un lado el barrizal de la política, es más que probable que se produzcan paranoias de acaparamiento en los establecimientos comerciales, por parte de esas personas normales que le miran a uno con cara de “éste está chalado” cuando se enteran de que almacena latas de conserva y otros productos de primera necesidad en algún trastero o garaje. Este tema hay que tenerlo en cuenta para evitar sorpresas desagradables. El que avisa no es traidor.
-         Si se producen ataques anglo-occidentales con armas tipo napalm, termobáricas o (glups) mininucleares, se ocultará en lo posible antes de justificarlo de alguna manera; en caso de que los iraníes usen algún artefacto tecnológico superior al Ak-74, se les acusará de milenaria maldad. De todos modos, no habrá un gran despliegue mediático y la censura implícita en el teatro de operaciones será pareja a la propaganda de ambos bandos (aunque obviamente mucho más superior la de los “nuestros” que la de “ellos”).
 
Posdata: No sabemos si existen en Irán mad maxistas como en occidente, pero si los hay ya pueden irse preparando en serio a corto/medio plazo, si los ayatolas les dejan. Aquí no hay tanta prisa, al menos si la cosa sigue al mismo ritmo.

2008

20080104183947-co2.jpg

La ciudad soñaba despierta con la Expo, la región-nación-PARidera-lo que sea se ilusionaba con convertirse en la nueva meca de lo temático. La vieja canción se había remozado para la ocasión. "Expo, ladrillo, casinos y cemento tra la la, este latifundio es Aragoooon".

Más allá del corto vuelo gallináceo de los gestores de la cosa pública maña existía y existe aún el ancho mundo. ¡Más allá incluso de la pueril política española, que ya es decir! Elñ año se iniciaba con el IPC algo desbocado, el crudo rampante (siempre explicada tal circunstancia por las conjunciones astrales) y el mal rollo internacional (vaya, qué pena lo del París-Dakar). El fin del mundo se demora demasiado para los apocalípticos impacientes y el futuro futurista también se hace de rogar. En este blog siempre hemos ido a lo seguro, por lo que apostamos por una visión de descomposición progresiva, de caspo-calipsis (’apocalipsis’ casposo y lento que como ya hemos repetido no se cuantas veces, tiene poco que ver con las tontas fantasías peliculeras).

Nada nuevo bajo el sol. La gran mayoría sigue fantaseando con los caramelos envenenados de siempre, llámense Gran Scala o hidrógeno fabricado de la nada, y las escasas minorías concienciadas siguen revolcándose en exceso en el barro de la marginalidad. Esperamos que esto vaya cambiando conforme se vaya haciendo más patente LLE (la gran emergencia).

Seguiremos informando en el buen sentido de la palabra.

06/01/2008

"Peakoil" informa

20080106003213-peak.jpg

Uno de los  blog que podríamos llamar "hermanos" vuelve a dar signos de actividad, al calor de la marca de 100 dólares del crudo (yanki). Algunos comentarios a mensajes son de viejos conocidos de posindustrial.

http://zaragozaciudad.net/peakoil/

Es interesante la noticia del banco de inversiones que predice grandes problemas. Supongamos (¿será mucho suponer?) que la noticia es fiable y exista realmente tal informe de ese anónimo banco. El asunto sería entonces muy fuerte. Nótese que un banco de inversiones es una entidad especializada con clientes VIPS como quien dice. A nosotros no nos parece nada raro que se expresen en  el informe con crudeza, no es un harakiri ni mucho menos. Es un aviso a navegantes para que busquen otros puertos más seguros para sus inversiones, probablemente.

Algo llevamos entre manos...

20080106001900-varia.jpgOs anunciamos que tenemos una idea en mente que no va a salvar a la humanidad ni evitar los trastornos a gran escala que se barruntan en un futuro no tan lejano, pero que puede ser útil para quien conozca la temática del blog y no se resigne a la constatación un tanto masoquista del ay ay ay, lo que se avecina...Ya os iremos informando en cuanto podamos, porque de momento la cosa está muy verde y tenemos que concretar el proyecto que vamos teniendo en mente. Es posible que fracasemos, pero eso es mejor que no hacer nada y lamentarse en vano.
06/01/2008 00:19 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 2 comentarios.

Buenos deseos del GEP en 2008:

20080106000618-preparacion.jpg
Podemos prometer y prometemos:

 

 

 

1-     Mejorar el aspecto y funcionamiento del blog.

 

2-     Informar asustando menos (ufff)

 

3-     Aprender realmente el cultivo de plantas comestibles.

 

4-     Abusar menos de la intertextualidad (ejem ejem).

 

5-     Estar menos horas ante el ordenador (con chorradas, no con lo importante).

 

6-     Difundir bien LLE entre gente que no sean frikis ultra-izquierdistas/ultra-lo otro...

 

7-     Aprender ninjitsu y krav maga en serio.

 

8-     Comprar una finca de varias hectáreas lejos de la Expo 2008 y de Gran Scala (ja ja ja).

 

9-     Independizarnos de la familia (“a ver cuando te vas de casa”)y/o parejas con deseos de hipotecarse (de por vida) y montar una comuna limpia y organizada (ufff).

 

10- Continuar la legendaria ciber-serie “superviviente urbano”.

 

11- Comprarle unos lingotes a Tío Gilito por si acaso.

 

12- No escribir buenos propósitos demasiado ambiciosos.

 

13- Tener en cuenta a los gatitos cada vez que colguemos mensajes de contenido desagradable.
14-Gastar el dinero ahorrado con la no visita a Fluvi en material de supervivencia y latas de atún del Lidl.

09/01/2008

Dorada burbuja, burbuja aúrea

20080109181314-tensiones.jpg

El oro va a precio de ídem, la noticia no ha superado por ahora el círculo de iniciados de la religión económica, o sea prensa color salmón. No falta mucho, de todos modos, para que falsimedia haga pensar al ciudadano medio "hay que invertir en joyas y lingotes, que es buen negocio". Cuando eso suceda, irónicamente, es posible que la burbuja estalle y el vil metal (¿vil?) caiga a niveles más razonables de cotización.

Veamos: que el oro es un valor seguro siempre es algo que cualquiera con una mínima cultura sabe de siempre. Que suba el oro como valor refugio ante la tensión internacional desde el 11S es algo también previsible. Lo que no es razonable y da que pensar es que suba en menos de 6 meses de un nivel fuerte pero de subida constante a una escalada que no parece tener fin. Y oh sorpresa, empieza el año subiendo una barbaridad...a la par que el petróleo, y mientras caen algo las bolsas.

Cuando empezó la cagalera de las hipotecas subprime, los ’emprendedores’ norteamericanos (también llamados buitres y/o especuladores) huyeron del barco que naufragaba y buscaron nuevas plusvalías. Pero ¿dónde encontrar dinero sin trabajar? La deuda pública de EEUU es poco fiable, el dólar es un enfermo terminal mantenido en la UVI por la maquinaria militar USA, no existen grandes inventos que den dinero a la vista y el ladrillo empezaba a hacer puf puf. En esto se fiaron en dos productos que subían poco a poco cada año desde principios de siglo: petróleo y metal dorado. El óro negro sube por factores diversos, entre ellos (pero no solamente) la cercanía del colapso petroleo mundial que se acerca en términos históricos. El problema del crudo es que está controlado por grandes compañías y por los productores, que juegan su baza con los precios.

En cambio, el oro es fácil de almacenar y aparentemente no está sujeto a politiqueos. El juego empezó hace medio año aproximadamente. No os creais que el oro está por las nubes por culpa de survivalistas locos y millonarios estilo ´Tío Gilito que lo acaparan mientras balbucean "Mi tesoro, mi tesoro". Que va, el negocio consiste en decir que se tiene el oro o se va a tener. La burbuja se ha formado con el oro imaginario que dicen tener unos y el que otros dicen comprar o ir a comprar en el futuro.

En realidad, no existe un peak del oro como algunos creen (si bien también llegará como llegarán el del crudo y el de los metales en general). La cantidad de oro en circulación no se ha reducido sustancialmente en estos años, si bien es cierto que las minas ´son cada vez más penosas de explotar y la producción no aumenta nada. Pero a diferencia de otras materias primas, el oro no se destruye más que en proporciones ridículas. Está siempre circulando de mano en mano, refundiéndose para hacer joyas o lo que sea. Por tanto, la cantidad de metal amarillo es siempre N. Sobre esa N se está produciendo un apalancamiento de varias veces N, puesto que sobre el metal real se están haciendo negocios con futuros y demás tingladillos financieros de quienes escaparon del ladrillo y empiezan a escapar de esas bolsas que estaban oh sorpresa en máximos históricos mientras las subprime echaban su fetidez a los mercados.

Imaginad que vais un día a la panadería y el panadero os dice que tiene 1000 barras de pan para vender. En el mostrador y en las repisas sólo hay 100 pero os dice que en la trastienda tiene el resto. ´Las que se ven ya están vendidas pero os cuenta que os puede vender las que tiene en otra parte. ¿Sería alguien tan tonto de aceptar una compra así? Pues por increíble que parezca, en el mundo financiero de los Soros y compañía esto sucede; incluso los 'panes' que no se han fabricado tienen ya comprador; y ese comprador ya ha vendido su contrato de aire y humo a otro, inclusive. Eso es el apalancamiento que mueve la burbuja.

¿Cuándo estallará la burbuja? Ni idea. ¿A dónde se trasladará la especulación? Podemos aventurar que a las latas de atún rojo o a los terrenos (lo de Gran Scala quizás sea el preludio, quién sabe).

Sobre todo, no os dejeis engatusar con el brillo del metal y pensad que la inversión en oro es a largo plazo y con fines de seguridad, no para hacerse rico.

"Cuando se haya muerto el último animal y secado el último bosque, descubrireis que el dinero no se come" (Seatle apócrifo)

Una buena idea...

20080109183754-varia.jpg

...si estáis acongojados por este blog sería un buen borrado de memoria; un poco como lo que le proponía el "judas" Cypher al agente Smith en la primera película de Matrix como pago a su traición.

Lástima que esto no funcione en el mundo real y nos veamos abocados a encarar la realidad. Seguimos sopesando el tema, ya informaremos. 

09/01/2008 15:02 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 1 comentario.

11/01/2008

Nos han dedicado una foto... (30/12/2007)

20080111235903-co2.jpg...Y nos enteramos ahora.
http://lastrux.blogspot.com/
Ya conocíamos la foto trucada, la vista es la que se disfrutaría desde la barandilla del puente de La Almozara. Lástima que no se vean las ruinas de la Expo 2008 junto al cauce menguado del Ebro. Claro que cuando en Zaragoza estemos así con el Ebro ¿cómo estarán por esas tierras murcianas? Ay Fluvi Fluvi...

12/01/2008

¿Paranoia?

20080112002455-varia.jpg¿Somos un blog de paranoicos solamente por exponer temas desagradables pero verosímiles y “falsables” científicamente? ¿Está loco alguien que escribe sobre el hipotético derrumbe de occidente y no quien cree que esto va a durar siempre? ¿Es más racional creer la versión oficial del 11-S o la alabanza/crítica irracional a Al Gore? ¿Es más irracional atesorar latas de atún que endeudarse a 40 años por el mito del piso “en propiedad”? Respondiendo a los valientes anónimos fabricantes de etiquetas descalificadoras, colgamos estas reflexiones sobre el límite borroso entre paranoia y cordura. Ah, nada es blanco o negro, existe la escala de grises...

::::::::::::::::::::::::::::::::
“La paranoia es el desorden mental par excellence. Ningún otro síndrome ha evitado tan absolutamente ser reducido a la psicología, es decir, que no puede explicarse recurriendo a explicaciones orgánicas. La paranoia, que literalmente significa pensamiento «fuera de la mente» -pensamiento viciado o torcido-, en general se refiere al delirio de que a uno lo están observando, siguiendo, espiando y persiguiendo enemigos ocultos. Pero, en realidad, sus delirios pueden adoptar muchas otras formas, incluido el delirio de los celos (mi esposa manda señales a otros hombres a mis espaldas), delirios de referencia (determinadas cosas me ocurren por culpa de los demás) y delirios de grandeza (yo tengo una «vocación» especial, nací superior, soy divino, sobreviviré al desastre mundial que se avecina, etc.). En todos los demás aspectos, los paranoicos son normales; si sus delirios fueran ciertos, podrían pasar por ciudadanos corrientes.
La falsedad de una creencia falsa se puede demostrar. Es enmendable. Lo mismo ocurre con una alucinación, que, como desorden perceptivo, puede falsearse en relación con el mundo percibido. Pero un delirio es incorregible. No hay razón, persuasión ni pruebas sensoriales que valgan para convencer a los paranoicos de que están delirando. Al contrario, todo lo que ocurre parece respaldar el delirio. El que lo sufre está atrapado en una sola realidad, que impone su significado a todos los demás acontecimientos. En otras palabras, la paranoia es un desorden del significado y, como tal, remite en términos junguianos al arquetipo del significado, el sí-mismo. El paranoico es alguien que se ha visto superado por el sí-mismo y sus inquietudes sobre Dios, la unidad, el espíritu, la transcendencia y la grandeza cósmica. Todo lo que hay en el mundo está cargado de un significado sobrenatural para bien y para mal. Así pues, el mismo arquetipo cuyas manifestaciones están preñadas de revelaciones puede ser responsable también de los delirios.
Por este motivo, los delirios suelen ser de naturaleza religiosa. Nada es lo que parece. El paranoico siempre ve un orden oculto (y a menudo amenazador) detrás del mundo de los fenómenos. Los humanos devienen espíritus o incluso dioses que se ocultan tras máscaras que sólo él es capaz de penetrar. Y, al fin y al cabo, una experiencia similar puede asaltarle al mejor de nosotros: bajo el influjo del amor o del odio, ¿no vislumbramos también algunas veces los rasgos de lo amado o de lo odiado en el rostro o los ademanes de completos desconocidos? Sólo que el paranoico lleva esto al extremo: ve al mismo amigo o enemigo en todo el mundo. Poco a poco ve «a través» de todos hasta que todos se convierten en la misma persona. El mundo se vuelve cada vez más pobre hasta quedar sólo su enemigo.
Es su estrechez de miras, supongo, lo que nos permite detectar a un paranoico. Podríamos creerle si culpara a su vecino de cierta persecución en particular, pongamos. Pero cuando culpa al vecino de todo y de cosas extraordinarias, empezamos a darnos cuenta de que se trata de un delirio.
Por cierto, la manía de ver un significado oculto detrás de todo a menudo se manifiesta como una manía por las relaciones de causalidad, que finalmente se convierte en un fin en sí mismo. «Nada de lo que le ocurre es azar o coincidencia; siempre hay un motivo que puede encontrarse si se busca. Todo lo desconocido puede ser rastreado hasta algo conocido. Cada objeto extraño puede ser desenmascarado y revelar algo que uno ya posee.» (Así pues, podría ser que nuestra moderna preocupación por causas y efectos tuviera cierto toque paranoico. Realmente nos disgusta y desconfiamos de lo espontáneo, de lo no causal, de lo paralelo…; en resumen, de cualquier cosa que transgreda nuestras «leyes» y parezca libre e inconsciente, como los fenómenos paranormales.)
¿Qué diferencia hay, entonces, entre delirio y revelación, entre el paranoico y el líder religioso? Sentimos que debe haber alguna distinción en el contenido de un delirio si lo comparamos con una revelación. Pero en realidad la misma mezcla de material extraño, irracional, cosmogónico e incluso blasfemo aparece por igual en los textos de cuerdos y locos (sólo hay que fijarse en la Revelación de San Juan, el último libro del Nuevo Testamento). Los contenidos típicos alientan la misión y la profecía. El paranoico afirma a menudo tener conocimiento de algún plan secreto de Dios. Él ha sido elegido para difundir la palabra y se le han encomendado especialmente ciertos hechos secretos que se verificarán en el futuro… En particular, nos avisa de que el mundo se va a acabar.
La profecía, pues, no es exclusiva de los paranoicos…, a menos que digamos que todos los líderes y miembros de cultos (y, en efecto, de las religiones más importantes) son paranoicos. El delirio no puede distinguirse de la revelación en cuanto a sus contenidos se refiere. ¿Pueden diferenciarse mediante algún otro criterio? Bueno, se ha sugerido que se puede reconocer a los paranoicos porque sus ideas son dañinas y peligrosas o porque trascienden los límites de la aceptabilidad social. Pero ¿qué ideas religiosas no son potencialmente dañinas y peligrosas? ¿Y qué define la aceptabilidad social? Puede que las ideas paranoicas no sean aceptables de acuerdo con unas normas estándar, pero en cuanto las comparten algunas personas, como en los cultos que he mencionado, no pueden diagnosticarse clínicamente como paranoicas.
Existen incluso creencias que, aunque no se hayan sistematizado en una organización formal, muestran tendencias paranoicas. A menudo sostenidas ampliamente, son comparables a las creencias folclóricas. Por ejemplo, muchas personas (en su mayoría norteamericanas) creen que unos alienígenas benignos o «hermanos del espacio» nos vigilan como ángeles y guían nuestro desarrollo. Son como los «guías» del espiritismo, pero, en lugar de seres humanos muertos que están en un mundo más allá de la tumba, son alienígenas vivos que están más allá del sistema solar. Igualmente, muchos americanos creen en la versión contraria: una especie maligna de grises y pequeños alienígenas -nos los volveremos a encontrar más adelante- ha aterrizado en nuestro planeta y, después de establecer sus bases secretas, está abduciendo a seres humanos para experimentos genéticos o con fines alimentarios, con el propósito de fortalecer su propia raza. El gobierno lo sabe e intercambia tecnología avanzada con ellos.
Ésta es una variante reciente de la eterna creencia según la cual, de algún modo, «ellos» nos están observando, manipulando, amenazando…, ya se trate del Gobierno, la CIA, los alienígenas o incluso nuestros vecinos. Los «grises» que aparecen en nuestros dormitorios con malévolas intenciones han reemplazado a los «rojos debajo de la cama». Y la paranoia es recíproca: nosotros los tememos y ellos nos temen a nosotros. La mayor parte de las estructuras de poder son algo paranoicas. Temen y sospechan de todo aquello que quede fuera de su mando. Cuanto más ebrios de poder se vuelven, más recelan los líderes de cultos de la lealtad de sus discípulos. Los seguidores del cientificismo y del cristianismo fundamentalista denuncian por un igual, furibundos, el más leve fenómeno daimónico tachándolo de locura sin sentido y de obra de Satanás, respectivamente. Se sienten amenazados. En la cima de su poder, la Iglesia Católica detectó temibles alienígenas entre los suyos: las brujas, indistinguibles de los humanos excepto por «marcas» ocultas, a las que había que descubrir y destruir.
(Realidad daimónica, Patrick Harpur; pag 156 ss)
12/01/2008 00:25 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 3 comentarios.

Adelanto: proyecto fisiocracia

20080112001003-preparacion.jpgOs adelantamos que estamos pensando seriamente el tema de la propiedad inmobiliaria, no para especular ni mucho menos para ponernos alegremente los grilletes de la moderna esclavitud hipotecaria; sino para empezar a cultivar algo en serio (legal y comestible). No tenemos mucha idea de cómo está el mercado de terrenos, así que por ahora no vamos a lanzar las campanas al vuelo. Seguiremos informando. De momento sólo está el nombre del proyecto, un tanto pomposo, ejem, pero que es un homenaje a una escuela económica "totalmente" anticuada.

http://es.wikipedia.org/wiki/Fisiocracia

14/01/2008

Proyecto 'fisiocrático'

20080114165726-preparacion.jpg

La cosa se va perfilando. El punto de partida ante LLE que empieza a asomar por el horizonte (no mañana, pero empeorando en no muchso años más allá de los espejismos de megacasinos y otros fuegos de artificio) podemos plantearlo así: ¿Cuál es la mejor preparación ante lo que se avecina? Acumular latas para una crisis corta provocada por prolemas sociales y económicos está bien, pero no es realista en una situación de descomposición generalizada, relativamente lenta y progresiva. El tópico mad maxero de estar comprando en el supermercado y al día siguiente matarse por una lata de gasolina y un bocata de fuet es muy fantasioso. Inlcuso una trilogía de cifi tan comercial y exagerada como Mad Max muestra una gradación entre la situación del agente Rockatansky. La segunda película es la favorita de los mad maxeros porque presenta el caos y la lucha por sobrevivir a lo bestia. Sin embargo, ENHO ló más parecido a lo que nos espera (si bien expresado de una forma peliculera) es la primera película. Aparecen unos macarras y unos policías embrutecidos y una sociedad en descomposición en la que "el orden" se va desmoronando. No se dice la causa de este apocalipsis "tranquilo", pero se intuye que la escasez de combustible, algún tipo de problema ecológico a gran escala y una lejana guerra nuclear tienen que ver (o quizás todo a la vez). Lo que importa es la situación: un lento pero inexorable declive hacia la barbarie.

Sin embargo, Mad Max no es intelectual, por lo que se deja de explicaciones elaboradas y va al espectáculo y al mamporro. No aparecen las grandes ciudades ni cómo se llegó a esa situación. ese mismo error lo cometen los survivalistas menos inteligentes: creen que de repente estalla el caos y hay que esconderse en un "bujero" y agarrar el trabuco.

Seamos realistas: no es acumular oro, ni armas, ni latas de atún, lo que puede ayudarnos a encarar LLE. Son ayudas útiles en momentos puntuales, crisis dentro de LLE, pero no podemos confiar en la salvación por esos objetos. Incluso en el peor de los supuestos, que sería un repentino conflicto bélico con uso masivo de armas nucleares (difícil que suceda pero no imposible a largo plazo), habría un contexto previo: lucha por recursos menguantes, hambrunas por malas cosechas, problemas económicos, etc. Para sobrevivir en "Jericó" al "día después", primero tendrían que haber aguantado lo anterior.

Lo primero de todo es ser  realistas. En la carrera entre los jinetes del apocalipsis (hablamos en sentido figurado, no religioso), el cambio climático, las nucleares, la pandemia gripal o el peak oil están siendo superados por un caballero llamado "avaricia y especulación". El burbujazo pasa de un sector a otro de la economía: el ladrillo, la bolsa, ahora el oro...Los especuladores intuyen que el casino mundial pronto dejará de funcionar e intentan acaparar fichas antes del cierre.

¿Cuál será el último valor refugio cuando la propia avaricia empiece a deteriorar demasiado al capitalismo y empiecen a llegar los demás desastres en forma sinérgica?

Tenemos una respuesta: la tierra. En cuanto la economía de parasitismo deje de funcionar y las calamidades deterioren el transporte y la calidad de vida en las ciudades, el valor de lo rural va a subir. De ahí la idea "fisiocrática" de adquirir tierras, aunque nos cueste un ojo de la cara y no podamos (oh qué pena) hipotecarnos cómodamente como las personas normales hacen.

Por supuesto, tiene que ser una decisión muy meditada y preparada. Ya hay demasiados experimentos jipiosos como para añadir otro más. Tampoco se trata del bucólico reencuentro del urbanta con el agro idealizado el fin de semana. Menos aún es la huida de la ciudad hacia la supuesta seguridad del campo (nada más peligroso ahora y durante LLE en plenitud que estar aislados en una casa campestre).

Lo que proponemos es una sinergia positiva, juntar capital y sobre todo trabajo para la única actividad productiva real, la agricultura y si se puede hacer pinitos con la ganadería. Puede parecer iluso. ¿No vendrán los Humungus dentro de 10 años a quitarnos las patatas a punta de pistola?

Semejante razonamiento adolece de pesimismo yirdista (pasaos por crisis energética y conocereis al personaje). Como ya hemos dicho antes, el caos no va a venir mañana. Primero los más incautos perderán sus empleos precarios. Luego las clases medias se arruinarán intentando pagar su grotesco tren de vida. Los funcionarios tendrán para comer  durante bastante tiempo, pero no les subirán el sueldo o se lo bajarán de hecho. Los ricos aguantarán hasta que la tecnología empiece a fallar (el dinero no asegura más que envidias y delincuencia profesional, mirad lo del Moreno).

Si la gente va al paro y encima suben mucho los precios, la autonomía productiva puede ayudar mucho más que las latas, el oro y la escopèta de marras. Los survivalistas pueden verse vendiendo sus kits de supervivencia...para comer.

Empezando a cultivar la tierra, aunque no se haga muy bien, se aprende a dar valor al esfuerzo y a los alimentos. Que no sea rentable ahora...pues vale. Pero lo será cuando la cosa vaya a peor.

En cuanto a los saqueadores, siempre los ha habido, y hay tiempo para prepararse sin llamar la atención excesivamente con movidas militaristas. Lo primero de todo es lograr cierta autonomía individual y local. El resto, ya veremos.

Continuaremos informando en cuanto tengamos mirado alguna finca no demasiado afectada aún por la mini-burbuja Gran Scala.

Otro que se apunta a las encuestas

20080114162236-peak.jpg
Sería interesante que votaseis en esta otra página hermana (nos guardamos el voto nuestro, lo podeis imaginar si leeis los mensajes de este blog).

 

 

 

http://cronicas-supervivencia-urbana.blogspot.com/search/label/encuesta

Primera encuesta patatera del año

20080114161721-tensiones.jpg

¿En qué acontecimiento cree vd que los historiadores del futuro (si los hubiere) señalarán el inicio de LLE (la larga emergencia)?

A.    11 de septiembre de 2001.

B.     Caída del Imperio Soviético, 1989-1992.

C.    Invasión de Iraq, 2003.

D.    Peak oil en 2008, año triunfal de la alienígena Fluvi.
E.     No antes de 2010 (apagón digital).
F.     16 de septiembre de 2007: máximo histórico de deshielo del Ártico.
G.    ¿LLE? ¿Qué es eso?
H.    Todo eso de LLE un complot judeomasónico, como el Nobel de Al Gore.
I.     Me trae sin cuidado la fecha, no hay un acontecimiento determinado.

18/01/2008

Se ha dicho...Y se va olvidando

20080118182204-co2.jpg

Mira que no hubo avisos
 
 
"En la actualidad los seres humanos están desarrollando un experimento
geofísico a gran escala, de un tipo que no podía haberse producido en el
pasado, ni podrá repetirse en el futuro. Estamos evaporando e incorporando al
aire el petróleo, el carbón y el gas natural que se acumularon en la Tierra en los
500 millones de años anteriores. Esto puede tener un profundo efecto sobre el clima."


Roger Revelle y Hans Suess, 1957 (cuando el cambio climático no estaba de moda)


 Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el
Cambio Climático (IPCC) –en su Cuarto Informe de
Evaluación, febrero de 2007--, la temperatura global se
6,4 hasta incrementará entre 1,8 y grados centígrados el año
2100, con la mejor estimación en torno a 3 ºC, ¡lo que es
enorme! (La diferencia entre el promedio de temperaturas en el último milenio,
y la edad del hielo que finalizó hace unos 12.000 años, es sólo de 3ºC.)
En España, la temperatura en verano subirá entre y 7ºC.)
Y, en ese mismo periodo, el nivel del mar podría subir más de
medio metro... suponiendo (lo que resulta cada vez más
improbable) que no se desestabilicen las grandes masas de
hielo de Groenlandia y la Antártida. En tal caso estaríamos
hablando de subidas de 6 metros, de 15 metros... El Ártico
está perdiendo casi el 8% de su hielo por decenio.
Seis de los siete últimos años (hasta 2006) están entre los
más calurosos desde el comienzo de los registros
sistemáticos de la temperatura superficial del planeta, a fin del siglo XIX. Los años más calurosos hasta 2006) han sido
2005 y 1998.
 
"Dentro de treinta años puede que miremos atrás y
veamos el lunes 16 de septiembre de 2007 como el
día que el retorno en Ártico alcanzó el punto de no retorno, en
el que el deshielo llegó tan lejos que ya no pudo
recuperarse".

Mark Serreze, investigador principal del Instituto Nacional del Hielo de Estados Unidos


Ese día el casquete se redujo a su mínimo histórico
con una superficie de 4,13 millones de kilómetros
cuadrados, como ocho veces España. es una reducción de 1,19 millones de
kilómetros respecto al mínimo del 20 de septiembre de
2005. Rafael Méndez, “El hielo ártico, en mínimo histórico al perder una
superficie como dos veces España”, El País, 21 de septiembre de 2007.
Serreze: "Estamos asombrados. El deshielo va mucho más rápido de lo que anticipan los modelos de predicción
del clima, lo que apunta claramente al calentamiento global. El hielo es cada vez más fino y creemos que un
año cálido, de esos que hay por la variabilidad natural del
clima puede clima, desestabilizarlo definitivamente y que no se
recupere".
• Agua oscura Al fundirse el hielo deja paso al agua, más oscura, que
absorbe más radiación solar, que a su vez calienta más el
Ártico y funde más hielo, un proceso de retroalimentación ,
que acelera el calentamiento. El deshielo ha abierto por
primera vez el paso del noroeste, una ruta marítima entre
Europa y Asia por Canadá.
 
“El  nuevo informe del IPCC que se publica en 2007 indica que si las
emisiones se mantienen al ritmo actual, la subida de la temperatura
media global (TMG) será del 5ºC
debido a la pérdida de reflectividad
del hielo que desaparece en el Ártico
y a la emisión acelerada de metano.
Una subida de 6ºC de la TMG
causará la desaparición del 90% de
las especies vivas incluida vivas, incluida, claro
está, la especie humana.”


Antonio Ruiz de Elvira entrevistado por Salvador López Arnal en Viejo Topo, enero 2007


  Los inuit en Groenlandia
han comenzado a matar
a sus perros. La
temporada de hielo es
demasiado breve para ir
en trineo y no resulta
rentable alimentarlos. La
ONU cita este caso
como ejemplo de
adaptación al
calentamiento ” calentamiento.
Rafael Méndez, “Unos 1.300
millones de personas vivirán
graves sequías por el deshielo”,


El País, 5 de junio de 2007 
 

"Tal vez no sea hipérbole absurda, ni siquiera
exageración, afirmar que el punto más crucial
en el espacio y en el tiempo (aparte del
big bang) sea aquí y ahora. Creo que la
probabilidad de que nuestra actual civilización
sobreviva hasta el final del presente siglo no
pasa del 50%. Nuestras decisiones y acciones
pueden asegurar el futuro perpetuo de la vida
(...). Pero, por el contrario, ya sea por
intención perversa o por desventura, la
tecnología del siglo hacer XXI podría peligrar
el potencial de la vida.”


Martin Rees, Nuestra hora final, Crítica, Barcelona 2004, p. 16.

Red de permacultura

20080118181945-preparacion.jpgA nosotros la permacultura como forma de supervivencia en serio ante LLE no termina de convencernos (nos parece más bien la típica movida ‘alternativa’ con todo lo que lleva aparejado de folclorismo), pero siempre se puede aprender algo. Para quien le interese, hay diversas zonas de la península ibérica.

Proyecto fisiocrático: sí, somos gilipollas

20080118181608-preparacion.jpg
En efecto, lo somos. Admitimos el reproche de familiares y “amigos” (¿Teneis aún amigos quienes leeis este blog y lo comentais por ahí?)

 

Somos gilipollas por tirar por el WC el dinero que debería ir directo a financiar a los parásitos de las inmobiliarias y/o los pasapiseros que se rascan la tripa esperando víctimas digo compradores de sus cuchitriles a precio de oro. Somos gilipollas porque no compramos terrenos en los Monegros para fantasear con revenderlos a Mr Marshall. Somos muy gilipollas, qué le vamos a hacer. Pero vale más gilipollas vivo que listillo muerto a largo plazo.

 

En el peor de los casos, si lo nuestro es una paja mental habremos gastado el dinero en cultivar cuatro patatas. En el peor de los casos para los no-gilis, tendrán que comerse las paredes de su piso todavía hipotecado.

 

¿Hay algún gilipuertas más que quiera unirse a esto o prefieren vds seguir pasando por listos?

 

Seguiremos informando. De momento, para los que no sean demasiado listos pero lo suficientemente giles como para hacernos caso, les aconsejamos que en los próiximis meses pregunten en los juzgados acerca de las subastas de pisos embargados. Se llevarán más de una sorpresa, visto el panorama de creciente morosidad de quien en su día no fueron gilis y se enpepitaron gozosamente.

Continuará...

19/01/2008

¡El carrito del helado!

20080119191719-preparacion.jpgLa bicicleta convertida en medio de transporte. Par quien pretenda adelgazar haciendo un trabajo útil a la vez, en lugar de estar corriendo en una estática.

 

 

 

http://www.unionbike.net/remolque.htm

 

 

 

http://www.bicifamiliar.org/es/recursos/enlaces/arrastrar-xiquets

La multiplicación del dinero

20080119190122-peak.jpgLa catedral de la estación se alzaba sobre una gran roca de color pizarra que

 

flotaba por el espacio crepuscular vacío.

 

Había aún otras islas similares, mayores o menores, que pasaban volando a

 

diferentes distancias, algunas tan lejos que no se podía distinguir lo que sucedía

 

sobre ellas, otras lo bastante cerca para poder hacerles señales. Algunas tenían la

 

misma velocidad, permanecían, por lo tanto, siempre igual de alejadas entre sí,

 

otras avanzaban más despacio o más de prisa, de manera que se adelantaban o

 

quedaban atrás hasta que se perdían de vista. La mayoría parecían deshabitadas o

 

estaban oscuras, en todo caso sólo unas pocas estaban iluminadas, como aquella

 

sobre la que estaba la catedral de la estación, una construcción babilónica de

 

desconcertantes dimensiones, lejos aún de estar terminada, como demostraban los

 

numerosos andamios. A través de los muros calados en filigrana resplandecía y

 

centelleaba la luz. Música de órgano sonaba del interior.

 

Un altavoz tronó: «¡Atención! ¡Atención! ¡Viajeros con enlace! El tren suplente

 

procedente de d sigma elevado al cuadrado hará su entrada por la vía ct a las t más

 

dt según el horario previsto... »

 

Por la nave del andén iban y venían masas humanas grises, pasaban formando ríos

 

apretados llevando cargas, gritando, gesticulando y trabándose. Aquí y allá había

 

grupos sentados en el suelo o sobre montañas de equipaje, cajas, cajones y

 

paquetes atados provisionalmente . Toda aquella gente estaba vestida con andrajos

 

sucios, chusma harapienta y mendigos piojosos, legañosos, cubiertos de costras,

 

desastrados. Sin embargo, las cestas, las maletas y los sacos que llevaban consigo

 

rebosaban de billetes de banco. Carros de equipaje que eran empujados

 

trabajosamente entre ellos estaban cargados hasta arriba con pilas de fajos de

 

billetes.

 

En el borde extremo de un andén, donde se abría una nave al exterior y una docena

 

de vías salía al espacio vacío, un bombero miraba el trajín con ojos perplejos.

 

Llevaba un uniforme azud oscuro con relucientes botones de latón, el casco con el

 

cubrenuca de cuero sobre la cabeza, la rutilante hacha niquelada en la funda del

 

cinturón. Un grueso bigote negro adornaba su labio superior.

 

Muy cerca de él, una mujer joven flaca se afanaba con una gran bolsa de viaje que

 

apenas podía arrastrar. Vestía una especie de traje de penitente, un hábito de monje

 

de pesada tela negra toda rota. La capucha enmarcaba una delgada cara pálida,

 

ascética, con ojos ardientes.

 

El bombero se acercó a la joven.

 

-¿Me permite? -preguntó-. ¿Puedo ayudarla?

 

Ella accedió asombrada a que de cogiese da bolsa y se la cargase al hombro.

 

-¿A dónde vamos?

 

-¿Oye el órgano? -dijo ella-. Pronto será mi turno. He de ir a las taquillas.

 

Él fue por delante, pasó por encima de algunas figuras miserables que dormían en

 

el suelo con la cabeza sobre fajos de billetes.

 

-¿Qué es esto? -gritó volviéndose-, quiero decir, ¿cómo se llama la estación?

 

-Estación de paso -contestó ella.

 

-¿Ah? dijo él mirándola de reojo, pues con el ruido no estaba seguro de haber

 

comprendido bien-. ¿Para usted también? Yo sólo estoy aquí de paso, ¡gracias a

 

Dios! Sólo hago aquí transbordo.

 

-Eso se lo creen todos -contestó ella -, yo también lo creía. Pero la estación de paso

 

es la estación terminal, al menos mientras no cese el jadeo éste. Y no cesa. No

 

cesa.

 

El altavoz tronó: «Trece mil setecientos once..., trece mil setecientos diez... »

 

Un grupo de seres como espantapájaros se abrió paso entre ellos separándoles.

 

Cuando la joven regresó braceando a donde estaba él, dijo atropelladamente:

 

-No llegaremos nunca. Ninguno de los que estamos aquí. Eso lo sabe usted tan

 

bien como yo, ¿verdad?

 

-¿Qué he de saber? -preguntó él, cargándose la pesada bolsa de viaje sobre el otro

 

hombro-, yo no sé nada.

 

-Que no llega ni sale ningún tren. ¡Es todo mentira!

 

-¡Tonterías! -respondió él-, yo he llegado hace poco y no tengo la intención de

 

quedarme. Aquí no se me ha perdido nada.

 

Ella soltó una risita descorazonada.

 

-¿De verdad? Eso ya se verá. ¿A dónde va usted?

 

-A una fiesta -dijo inseguro-, un desfile o algo así..., van a darme una

 

condecoración..., creo -un poco irritado, concluyó-: Perdone, pero esto no es cosa

 

suya.

 

Ambos fueron empujados de un dado a otro por dos mendigos y la joven se agarró

 

a su brazo.

 

-¡Nadie llegará! -le chilló al oído-, ¡Nadie! ¡Nadie!

 

Tuvieron que esquivar un carro de hierro de ruedas chirriantes que empujaba hacia

 

ellos un sujeto gigantesco, calvo, con la cabeza cubierta de pústulas. Sobre el carro

 

había un ataúd azul celeste de niño. La tapa estaba entreabierta, el ataúd rebosaba

 

billetes de banco. El bombero se quedó mirándolo perplejo y con la mano libre se

 

quitó de la frente el sudor que le brotó de repente. Siguió caminando a prisa y

 

apartó a su vez sin contemplaciones a un grupo de hambrientos.

 

Él y la joven habían alcanzado casi el gran arco que formaba la entrada a la nave

 

de taquillas. La música de órgano era aquí tan fuerte que resultaba difícil

 

entenderse. Cuando cesó un instante, él dijo:

 

-¿Sabe una cosa? Estoy oyendo el tictac del despertador en su bolsa de viaje.

 

Ella palideció aún más.

 

-No es un despertador -repuso secamente.

 

«Doce mil novecientos tres...», tronó el altavoz, «doce mil novecientos dos:.., doce

 

mil novecientos uno...».

 

Tras abrirse paso hasta la nave de taquillas a través de un río de gente, el bombero

 

colocó la bolsa de viaje en el suelo. Estaban uno junto ad otro, apretados contra un

 

pilar del arco de la entrada.

(continuará)

21/01/2008

La larga emergencia en España: empezó el burbujazo

20080121184527-varia.jpgHace ya un tiempo advertíamos que una posible crisis mundial relacionada con la especulacion financiera (los idus de agosto) pudiese afectar más a España que a otros países del euro, antes de que los efectos combinados del resto de factores de LLE nos golpeasen de lleno. Nos hacíamos cruces de que la crisis hipotcaria americana no tuviese efectos aparentes sobre la “excelente” economía española: bolsas en máximos, pelotazos inmobiliarios, etc. Ya nos parecía que tardábamos mucho en notarlo.
Por de pronto, tenemos al Ibex 35 algo marchito y el negocio (improductivo pero lucrativo) del ladrillo en serios aprietos, con lo que ello supone para una economía como la nuestra.

Habida cuenta de este prólogo de principio de año 2008, ¿Cómo será LLE en el Estado español? (ahora ya sabemos por dónde empieza a hacer aguas el barco, ya no son fantasías catastrofistas).

Mucho se habla en foros madmaxistas, peakers y ecologistas de los malvados EEUU, pero bien poco se reflexiona sobre lo que nos espera a este maltratado rincón del sureste europeo (o más bien ala norte de África, a decir de algunos).

Por de pronto, la actualidad pinta bastos. España está aparentemente mejor que EEUU y otros países, pero simplemente es porque la crisis financiera está tardando un poco más en manifestarse y la sociedad civil está mucho más alienada por los políticos que en otras partes (sí, incluso más que en los EEUU, donde al menos una minoría amplia conoce el problema de LLE). Realmente, España a largo plazo no tiene muchas más posibilidades que EEUU, Japón, Alemania, Cuba o la India. Los yankis tienen un enorme territorio en el que intentar sobrevivir al colapso, los japoneses y los alemanes tienen una cultura del trabajo bien hecho, los cubanos (a pesar y también gracias al castrismo) conocen la austeridad, y los hindúes ya están curados de espantos. En cambio, España tiene lo peor del mundo desarrollado y lo peor del tercermundismo, sin sus ventajas: buena vida pero nula moral del trabajo, progresismo cultural (para toda clase de sordideces y vulgaridades) y conservadurismo económico (usura y avaricia), esto es lo peor de la civilización burguesa sin su contrapartida “protestante”, digamos. Con estos mimbres, España está acabada, Game Over, el juego terminó. Un pais que no tiene recursos naturales, no tiene yacimientos energéticos, un pais que ha agotado sus recursos minerales y no puede presionar a otros para que se los den, que no tiene apenas I+D, un pais que carece de tecnología relevante, que no tiene imagen de marca. Joder, en 100 años sólo hemos inventado la fregona. Un país que basa su posicionamiento en la sociedad de la información en base a empresas chapuceras y trapaceras como Telefónica, un pais de salarios y empleo precario para actividades precarias y prescindibles como la industria turística.
Una monarquia bananera del "!¿Porque no te callas?" aplaudida por mentecatos alienados por unos medios sensacionalistas; ¿que futuro puede tener?
A la España de los nuevos ricos que se deleitan con el gran hermano en televisor de plasma pagado con el crédito del cofidis le vienen ahora 3 grandes crisis concatenadas como pestes bíblicas que devolverán a la piel de toro a su verdadero lugar como periferia de Europa, como pais gastado y rayado de tanto joderlo.
La primera y presente crisis que acaba simplemente de comenzar pero cuyo hedor ya inunda el ambiente en este 2008 es la crisis de la corrupción y descomposición económica que ha campado sin limites, confundiendo deudas con riqueza y cementando, prostituyendo y arruinando el suelo de 8000 municipios y condenando a millones de familias a una esclavitud de facto.

Los burbujistas han ganado la apuesta catastrofista a los peakers y a los ecologistas a lo Al Gore: el jinete apocalíptico más rápido ha sido el financiero-especulativo (por mucho que los peakers sigan afirmando tde forma ejem sectaria que el alza de precios y el batacazo usurario digo bursátil son signos evidentes del peak oil (olvidando que según los científicos más moderados y menos influidos por ideologías pro o antis el cénit llega en 1-2 años si la cosa va rápida).

El burbujazo ha ganado.

¿Qué puede pasar?

No va a haber un crack como en 1929 porque hay medios y trucos financieros para aparentar riqueza o endilgar la porquería a otros. Se puede mantener en estado vegetativo al enfermo terminal por cierto tiempo. No obstante, en cuanto los efectos de los otros espectros de LLE empiecen a notarse en serio, los trucos económicos van a dejar de ser útiles y se va a ver la realidad más sórdida.
Las clases sociales españolas se reducirán a dos. Los mangantes ( politicos, funcionarios, banqueros) y los pringados, ( aquellos que creian ser clase media pero perdieron hasta la dignidad en el intento)
La segunda gran crisis es la energética. Todavía no ha ocurrido ealmente, pero hay indicios de que no queda mucho. El petróleo ha estado subiendo en parte por especuladores que también juegan con el oro, pero también es cierto que en el mercado pasa algo raro. Cada vez que se descubre un “gran” yacimiento falsimedia tiene un orgasmo de satisfacción y lo pone como gran noticia. Esto pasaba desapercibido hace 5-10 años. ¿Por qué esa excitación? Porque ya no hay colchón de producción extra, la demanda persigue a la oferta de combustibles. En el caso español, estamos condenados como otros, con la diferencia de que estamos menos dotados aún y preparados que nuestros vecinos. Un pais que no tenga acceso a los recursos energéticos fósiles no podrá mantener su industria, transportes ni cohesión social como una nación desarrollada. En la medida en que las divisas españolas destinadas a comprar energia provienen fundamentalmente de una actividad tan extremadamente dependiente del petroleo como es el turismo, el presente encarecimiento previsto para el vital fluido significa una daga que se hunde impasible en el mismisimo corazón de la actividad económica española. ¿ Si cae el turismo y las pobres exportaciones, con que pagará España sus importaciones energéticas?
La tercera, última pero no por eso menos dramática crisis que tendrá que afrontar este sufrido pais es la medioambiental, con especial atención a los suelos fértiles y el agua. La perdida y degradación del suelo fertil es claramente apreciable. La capa orgánica de la mayoria de los suelos de España excepto la cornisa norte, practicamente ha desaparecido. La agribarbarie moderna ha completado el proceso desastroso que inició la tradicional agri-incultura española del Antiguo régimen (cerealismo de “terrón a la vista”, latifundismo y guerra al arbolado). Los suelos de cultivo son hoy extensiones yermas, meras esponjas que se mantienen en producción gracias al bombeo insostenible de aguas freáticas y el concurso de fertilizantes químicos derivados de los hidrocarburos fósiles.
A medida que el precio de los hidrocarburos vaya ascendiendo, tambien ascenderá el precio de los alimentos y productos agrarios, al tiempo que su producción será cada vez mas escasa. El agua ya es un problema real y tangible, pero esta crisis todavia no ha empezado siquiera a tomar la transcendencia que cobrará en los proximos años cuando comprendamos el precio de haber despilfarrado de forma tan insensata.
El estudio de LLE española está en mantillas, y quienes escriben esto no tienen tiempo ni nivel intelectual para abordarlo científicamente, por lo que cualquier aportación será bienvenida. Gracias anticipadas.
21/01/2008 18:47 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 4 comentarios.

La multiplicación del dinero

20080121183507-peak.jpgII

 

 

 

La nave de las taquillas era gigantesca y se perdía hacia arriba en la oscuridad. En

 

el lado izquierdo había una especie de ábside, a la derecha, a media altura, una

 

planta intermedia sobre la que se erguía, grande como una montaña, el órgano. En

 

lo alto del ábside figuraba en lugar del rosetón un gran reloj cuya esfera estaba

 

iluminada por dentro, pero faltaban las manecillas. Debajo, sobre un plano

 

elevado, estaba el altar, en cuyo centro se alzaba el tabernáculo. Tenía la forma de

 

una enorme caja de caudales con cinco cerrojos de números en la puerta,

 

ordenados como un pentagrama inverso. No sólo el altar y el tabernáculo, sino

 

cada saliente, cada balaustrada, cualquier lugar que lo permitía, estaba cubierto de

 

velas encendidas. Por todas partes la cera goteante había formado cascadas

 

solidificadas, barbas y estalactitas. Cientos de escaleras de diversa altura estaban

 

apoyadas por doquier contra las paredes. El bullir de los miserables era en esta

 

nave aún más terrible que afuera junto a las vías. La masas formaban verdaderos

 

remolinos y corrie ntes que chocaban entre sí. El aire estaba caliente como en un

 

horno, nubes de humo y polvo vagaban de un lado a otro, olía a sudor y basura.

 

Delante del altar brincaban, como en una danza ritual, algunos pobres diablos

 

vestidos con batas de color gris sucio que llegaban hasta sus tobillos, figuras

 

grotescas con narices en forma de uva, bocios, jorobas, vientres caídos, nucas

 

cubiertas de bubones, bocas desdentadas y miembros deformes. Manipulaban toda

 

clase de aparatos o hacían con los dedos señales por encima de las cabezas de la

 

multitud, como agentes de Bolsa. De cuando en cuando se abría la caja de

 

caudales, entonces caía afuera una carga de billetes en fajos. Uno de los miserables

 

tomaba un fajo, lo sostenía solemnemente en alto con ambas manos y lo mostraba

 

a la multitud. Esta caía de rodillas, el órgano rugía poderosamente y un coro de mil

 

voces gritaba: « ¡Milagro y misterio! » Los fajos eran repartidos a las primeras

 

filas de los miserables y la caja de caudales se cerraba. El ritual comenzaba de

 

nuevo. Los receptores se abrían paso entre la multitud para poner a salvo su

 

ganancia y los que venían detrás ocupaban sus puestos. Por las escaleras subían y

 

bajaban constantemente ágiles ayudantes que depositaban los fajos de billetes en

 

alguna parte en lo alto de las paredes.

 

Entonces se dio cuenta el bombero de que todos los muros, todas las columnas y

 

pilares, también el del arco de la puerta, contra el que era empujado, estaban

 

formados por estos fajos de billetes. Toda la catedral estaba construida con

 

ladrillos de dinero de papel. Y todavía se seguía construyendo más y más, pues

 

cada apertura del tabernáculo vomitaba nuevas cantidades. Los miles y miles de

 

llamas de las velas bailaban y tremolaban y la cera corría y goteaba.

 

-¡Dios del cielo! -masculló el bombero--, ¡esto va en contra de todas las normas de

 

seguridad! ¡Es una locura monstruosa!

 

Se quitó el casco y secó el cuero interior con el pañuelo. Había desabrochado su

 

chaqueta. El órgano enmudeció.

 

-¿Me haría un favor? -preguntó la joven, que le había observado en silencio-.

 

Tengo que ir un momento a la tribuna. No ’tardaré mucho. ¿Podría guardarme

 

mientras tanto mi bolsa?

 

Él asintió ausente, sin poder desprender su mirada de las in terminables filas de

 

llamas, y dijo:

 

-Esto no puede terminar bien.

 

Un tipo de aspecto ladino con un cajón de vendedor ambulante estaba de pronto

 

delante de él. Llevaba un sombrero redondo, rígido, y sus mejillas estaban tan

 

hundidas que casi parecían agujeros. En el cajón había algunas pilas de sobres

 

cerrados.

 

-¡La fortuna le persigue, señor jefe de bomberos! -dijo el tipo con una sonrisa

 

torcida -, ¡no la deje escapar! ¡No desaproveche esta ocasión única, no volverá a

 

presentarse! ¡Aproveche su oportunidad!

 

-¿La fortuna? -preguntó el bombero-. ¿Qué quiere dec ir con eso?

 

El tipo le miró con ojos torvos, sus manos pasaron nerviosamente por encima de

 

los sobres.

 

-No cuesta nada. Todo es gratis. ¡Anímese!

 

-¿Gratis? -el bombero sacudió la cabeza -. Mire, me temo que no soy lo bastante

 

rico para permitirme algo que no cuesta nada.

 

El rufián ahogó una risita.

 

-Exacto, los secretos del verdadero beneficio parecen a menudo paradójicos. ¡Pero

 

confíe en mí, señor, no se lo piense más! ¡Le prometo que pronto tendrá tanto

 

dinero que podrá permitirse el haber aceptado!

 

-¿Qué es lo que lleva ahí?

 

El granuja esbozó de nuevo la mueca de una sonrisa.

 

-Señor mío, le ofrezco aquí las últimas acciones de la catedral de la estación. Si las

 

toma, gratis como le dije, tendrá también una participación segura en la milagrosa

 

multiplicación del dinero.

 

-No, gracias -contestó el bombero--, no quiero tener una participación en eso. Sólo

 

estoy aquí de paso. Quisiera proseguir mi viaje lo más pronto posible.

 

-Eso lo querían todos -dijo el tipo-, pero luego se lo pensaron mejor. Ya ve usted

 

cuántos son los que saben ver su ventaja, y cada vez son más. Tanta gente lúcida

 

no puede equivocarse..., ¿o se considera usted mucho más inteligente?

 

-Además -prosiguió sin inmutarse el bombero-, esto no durará mucho, de todas

 

formas. Pronto encontrará un final desastroso.

 

-¡Ahí se equivoca usted! -exclamó el otro-, la milagrosa multiplicación del dinero

 

continuará siempre. No acaba nunca. Y mientras no acabe, nadie querrá irse. Y

 

mientras no quiera irse nadie, no saldrá ningún tren. ¡Todo seguirá igual! ¿Seguro

 

que no quiere un par de acciones? ¿Al menos dos o tres?

 

-¡No! -le gritó el bombero.

 

-¡Está bien, está bien! -el rufián alzó las manos con ánimo de apaciguarle -. ¡Pero

 

luego no me venga quejándose! Yo se lo he advertido.

 

Luego ahuecó el sombrero y desapareció rápidamente en la aglomeración.

 

«Diez mil setecientos nueve...», bramó el altavoz, «diez mil setecientos ocho...,

 

diez mil setecientos siete...».

 

La música del órgano volvió a sonar, esta vez amortiguada. La melodía sonaba

 

como un coral antiguo, pero sólo se oía una sola voz de mujer. Flotaba cálida y

 

fuerte por el gigantesco espacio. Nadie la escuchaba, sólo el bombero miraba

 

asombrado hacia la tribuna de donde venía. Reconoció a la joven del hábito negro,

 

que estaba allí arriba de pie, cantando junto a la barandilla.

 

-¡Una artista! -murmuró él-, ¡una verdadera artista! Nunca lo hubiese imaginado.

(Continuará)

Proyecto (suma y sigue) F

20080121183117-preparacion.jpg
¿Hay burbuja en las fincas como la ha habido en los pisos? Por ahora, aunque los precios no son nada baratos, no hemos visto nada de eso en lo que hemos ido mirando. Mención aparte es el cuento de la lechera que se andan montando en los Monegros con el Viva las Vegas patrocinado por los poderes institucionales y fácticos de este rincón peninsular.

 

Apuntan algunos vendedores que tienen intención de subir los precios a corto plazo, puede ser un farol para forzar al comprador incauto, pero ya van varios que lo han dicho. O tienen todos el mismo asesor o se nota una tendencia al burbujeo. De todas formas, no tenemos nada de ganas de comprobarlo en nuestras carnes cuando sucedad, si es que sucede en breve, una vez que pinche la especulación en el oro y lo que queda de inercia en los pisos. Está claro que en cuanto los especuladores se fijen en los terrenos, al tiempo que se dejen notar el resto de factores de LLE, nadie que no sea millonetis podrá comprarse ni un metro cuadrado de terreno cultivable.

 

De momento, nos estamos acercando cada día un poco más al objetivo planteado. Paciencia. Seguiremos informando.

22/01/2008

Proyecto F: la hora de la verdad

20080122184754-preparacion.jpg

Ya tenemos buscados unos cuantos sitios candidatos a esta ¿locura? Sólo nos falta capital (con perdón) y gente con ganas de trabajarse la autonomía alimentaria, aunque sea parcialmente y de forma esporádica.

Hacemos un llamamiento a toda persona que no esté entrampada con las hipotecas, arruinada por la bolsa y/o acarajotada por los mass media para que colabore con esta iniciativa.

Podeis escribir a la siguiente dirección postal (sí, todavía existe el correo tradicional) para contactar y si es posible participar activamente:

 

 

G.E.P.

Apartado 6085

50080

Zaragoza

Aún estais a tiempo de coger este tren, pero las plazas son limitadas...

PD: Abstenerse especuladores-pepitos y porreros-perroflautas.

25/01/2008

Proyecto F: Estamos a tiempo de coger ese tren.

20080125190041-preparacion.jpg

 Reiterando lo ya expuesto...

 G.E.P.

Apartado 6085

50080

Zaragoza

25/01/2008 19:00 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

La multiplicación del dinero

20080125185232-peak.jpgIII

 

 

 

Estaba tan cautivado por la belleza de la voz que de momento no prestó atención a

 

las palabras de la canción. Un extraño temblor en ella le afectó casi físicamente en

 

lo más profundo de su alma. Especialmente cuando pasaba de los tonos altos a los

 

bajos se producía una pequeña ruptura histérica que le llegaba al mismísimo

 

corazón. Escuchaba entusiasmado y ahora penetraron también las palabras en su

 

conciencia:

 

Caminantes en el ajetreo del mundo

 

estamos sin meta en el tiempo.

 

Sólo a través de un amor puro desinteresado

 

llegarás al ahora y aquí.

 

Alma prepárate:

 

¡ahora y aquí es la eternidad!

 

Después la joven retrocedió y desapareció de su vista. El órgano volvió a rugir y

 

varió el tema. Al otro lado, en el altar, se abrió de nuevo el tabernáculo y paquetes

 

de billetes cayeron de él.

 

«Diez mil quinientos dieciocho...», tronaba el altavoz, «diez mil quinientos

 

diecisiete...».

 

Una mendiga con una espuerta llena de billetes apoyó al pasar la punta de una de

 

sus muletas sobre el pie del bombero y le despertó de su embeleso. Este buscó con

 

la mirada la bolsa de viaje que le había confiado la cantante y constató con espanto

 

que había desaparecido. Se abrió paso entre la multitud de los harapientos, buscó y

 

miró a su alrededor, pero no pudo descubrirla por ninguna parte. Sin duda se la

 

habían robado mientras escuchaba el cántico, tal vez ya antes, cuando el hombre

 

del tenderete le había embaucado en la conversación. Se maldijo por su falta de

 

atención. En todo caso tenía que avisar en seguida a la joven.

 

Se sumergió en la vociferante chusma, fue atrapado y arrastrado por un remolino y

 

aterrizó finalmente, braceando y empujando al pie de la escalera que conducía a la

 

tribuna. Cuando intentó subir, fue sujetado por un par de jovenzuelos de aspecto

 

malvado que antes de que pudiese darse cuenta de lo que sucedía le retorcieron los

 

brazos en la espalda.

 

-¿Eres accionista? -preguntó uno.

 

El bombero sacudió la cabeza.

 

-¿Entonces qué buscas aquí?

 

-Tengo que decirle algo a la cantante. Es urgente. ¡Hagan el favor de soltarme!

 

Los jovenzuelos intercambiaron unas miradas, luego le empujaron escaleras arriba.

 

También aquí había velas por todas partes, incluso en el pasamanos y en los

 

peldaños.

 

Arriba en el órgano estaba sentado delante del teclado un hombre fuerte, con el

 

torso desnudo, empapado en sudor. Su largo pelo gris y su barba formaban una

 

mata enmarañada, grasienta, incluso sobre los hombros y la espalda le crecía un

 

pelaje erizado. A horcajadas sobre sus rodillas, con los brazos alrededor de su

 

cuello, estaba sentada la joven. Su hábito negro estaba remangado hasta las

 

caderas, debajo estaba desnuda. Su rostro estaba inundado de sudor y lágrimas.

 

Tenía dos ojos cerrados, la boca abierta como un grito silencioso, mientras el

 

hombre trabajaba en el instrumento con grandes movimientos de brazos y piernas.

 

Las notas hacían vibrar toda la tribuna.

 

Los granujas dieron al bombero un empellón, dejándole tan cerca de da pareja que

 

su cara tocó casi la de ellos. Entonces se dio cuenta de que los dos hablaban a

 

gritos.

 

-¿Es ya de noche?

 

-Aún no, querido.

 

-En cuanto oscurezca, nos largamos.

 

-Sí, querido.

 

-No te preocupes, pequeña. Saldremos de aquí, te lo he prometido. Hasta ahora he

 

logrado salir de todas partes. En todo caso, la mayor parte de mí. En la oscuridad

 

estoy en ventaja.

 

-¡Nunca oscurecerá! -chilló ella-, ¡esto no acabará nunca! ¡Nunca llegaremos!

 

-¡Perdone! -exclamó el bombero-, yo..., yo no quisiera molestar, lo siento. Es sólo

 

por su bolsa. Desgraciadamente ha sido robada.

 

-¿Y qué? -repuso la joven sin abrir los ojos-, celebraría haberme librado de ella.

 

Por eso se la confié a usted. Pero no me servirá de nada. Siempre vuelve conmigo.

 

Ya lo he intentado todo.

 

El hombre dejó de tocar el órgano. Despacio volvió la cabeza y preguntó:

 

-¿Con quién hablas, pequeña? ¿Quién está ahí?

 

-No sé -contestó ella, aún con dos ojos cerrados-, uno cualquiera.

 

El bombero vio da cara del organista y se asustó. Las cuencas de dos ojos estaban

 

vacías, el hueso de la nariz hundido. La cicatriz de una herida terrible cruzaba la

 

cara en diagonal.

 

-Dile que desaparezca -dijo el hombre- en seguida.

 

-Sí, claro -balbució el bombero, desconcertado-, yo pensaba sólo..., por la bolsa...,

 

quizás habría que denunciarlo..., seguramente hay muchas cosas dentro..., quiero

 

decir cosas valiosas.

 

La mujer seguía hablando con los ojos cerrados.

 

-Usted oyó cómo hacía tictac, ¿verdad?

 

-Sí, sí -contestó él-, el despertador.

 

Ella movió despacio da cabeza.

 

-Una bomba. Lo que ha estado arrastrando es una bomba de relojería. Eso es todo

 

lo que hay en la bolsa.

 

El bombero tragó varias veces, antes de recuperar da voz.

 

-¡Pero..., pero uno no puede llevar algo así encima durante horas!

 

-¿Durante horas? -repitió ella y el ciego rió en silencio-. ¡Es usted un auténtico

 

bombero! Ya de he dicho que siempre vuelve conmigo. Desde hace años. Puedo

 

hacer lo que quiera. A veces estaba ya tan agotada que...

 

-¡Pero, por Dios! -la voz del bombero se quebró-. ¡La bomba puede estallar en

 

cualquier momento!

 

-Exacto -dijo ella.

 

-¡Y toda esta gente! Hay que desactivar inmediatamente este artefacto.

 

-Inténtelo dijo ella -. Para desactivar la bomba hay que abrir la bolsa. Y si se abre,

 

esta lla.

 

-Entonces hay que llevársela de aquí.

 

-¡Búsquela, ande! -contestó la mujer-. Ya verá que no sirve de nada quebrarse la

 

cabeza. Sólo cabe esperar que llegue el momento.

 

Ahora abrió por primera vez dos ojos, que estaban hinchados de llorar.

 

-Entonces -añadió en voz baja- no estaba destinada para este lugar, para esta

 

estación de paso.

 

Mientras decía eso el hombre se dejó caer con ella del banco y ambos se

 

revolcaron por el suelo de un lado a otro. Ella se aferraba con las piernas a sus

 

caderas y chillaba con dos ojos extraviados:

 

-¡Quiero llegar! ¡Es que no comprende que quiero llegar de una vez! ¡No quiero

 

nada más que eso, sólo llegar.

 

En su frenesí derribaron algunos candelabros, las vedas rodaron por el suelo

 

cubierto de billetes y salpicado de cera, que inmediatamente empezó a arder por

 

varios puntos. El bombero se arrancó la chaqueta del cuerpo y golpeó con ella las

 

llamas, pero la chaqueta también se empapó de cera líquida, inflamándose. A duras

 

penas logró apagar el fuego. Pero cuando respir ó aliviado y miró en torno suyo se

 

encontró con que estaba solo en la tribuna, ¡De mal humor contempló la chaqueta

 

maltrecha y parcialmente carbonizada!

 

-En realidad sólo pretendía hacer transbordo aquí -gruñó.

 

«Ocho mil novecientos veintisiete...», tronó el altavoz, «ocho mil novecientos

 

veintiséis..., ocho mil novecientos veinticinco... ».

 

Al otro lado, en el altar, había continuado ininterrumpidamente la milagrosa

 

multiplicación del dinero. Nadie de la multitud de mendigos había prestado

 

atención a los hechos producidos en la tribuna. En un púlpito a la izquierda del

 

altar se erguía ahora un anciano decrépito. Una descomunal nariz ganchuda daba a

 

su rostro el aspecto de un buitre. Se había colocado en la cabeza una especie de

 

mitra de papel y predicaba con amplios movimientos de brazos:

 

-¡Misterio de todos los misterios, y bienaventurado es quien participa de él! Dinero

 

es verdad, la única verdad. ¡Todos tienen que creer en ello! ¡Y que vuestra fe sea

 

inquebrantable y ciega! ¡Sólo vuestra fe lo convierte en lo que es! Pues hasta la

 

verdad es una mercancía sometida a la eterna ley de la demanda y oferta. Por eso

 

nuestro dios es un dios celoso y no tolera a ningún otro dios a su lado. Y sin

 

embargo, se ha puesto en nuestras manos y convertido en mercancía para que

 

podamos poseerlo y recibir su bendición...

 

La voz del predicador era aguda y estridente y apenas se oía en el clamor general.

28/01/2008

La multiplicación del dinero (desenlace)

20080128182627-peak.jpgIV

 

 

 

El bombero avanzó abriéndose paso entre la multitud. Cada vez que encontraba a

 

su alcance velas encendidas, las apagaba . Miradas asombradas y consternadas se

 

cernían sobre él. Pero no les prestó atención. Prosiguió en su empeño, aunque

 

sabía que era inútil, pues apenas había pasado de largo, las velas se encendían de

 

nuevo. Poco a poco se fue apoderando de él una furia sor da.

 

-¡El dinero lo puede todo! -gritó el predicador -, une a las personas a través del acto

 

de dar y tomar, puede transformar todo en todo, espíritu en materia y materia en

 

espíritu, convierte piedras en pan y crea valores de la nada, se autofecunda

 

eternamente, ¡es todopoderoso, es la forma bajo la que dios está entre nosotros, es

 

dios! Donde todos se enriquecen de todos, ¡se vuelven ricos todos al final! ¡Y

 

donde todos se hacen ricos a costa de todos, nadie paga los gastos! ¡Milagro de

 

milagros! Y si preguntáis, queridos creyentes, ¿de dónde viene toda esta riqueza?

 

Yo os lo digo: ¡viene de su propio beneficio futuro! Su propio provecho futuro es

 

lo que disfrutamos ahora, Cuanto más tengamos ahora, mayor será el beneficio

 

futuro, y cuanto mayor el beneficio futuro, más tendremos ahora. De esta manera

 

somos nuestros propios acreedores y nuestros propios deudores para siempre, y

 

nosotros nos perdonamos nuestras deudas, ¡amén!

 

-¡Basta! gritó el bombero subiendo la escalera del púlpito- ¡Se acabó! ¡Ya está

 

bien! ¡Silencio de una vez! Todo lo que sucede aquí es completamente

 

irresponsable. ¡Prohibo que continúe este acto! Todos los presentes deben

 

abandonar urgentemente el edificio. Existe el máximo peligro...

 

De pronto se hizo un silencio sepulcral en la gigantesca nave de taquillas.

 

-¡Un infiel! -exclamó junto al altar uno de los granujas-. ¿Cómo ha entrado aquí un

 

infiel?

 

-¿Tiene usted acciones? -le gritó el predicador.

 

-¡Eso es ahora completamente indiferente! -bramó el bombero a su vez-, ¡sean

 

razonables, en su propio interés!

 

-¡Un infiel! -aulló la multitud-, ¡un blasfemo! ¡Matadle!

 

Un tumulto enorme se desató. Figuras miserables subieron cojeando la escalera del

 

púlpito, manos agarraron al bombero, lo estrangularon, lo golpearon y arrojaron

 

por encima del antepecho del púlpito. El bombero cayó estrellándose pesadamente

 

contra el suelo, golpes de muletas y bastones llovieron sobre él, pies le propinaron

 

patadas y pisotones hasta que dejó de moverse.

 

«Seis mil trescientos catorce...», tronó el altavoz, «seis mil trescientos trece..., seis

 

mil trescientos doce...».

 

Pasó un rato antes de que el bombero recobrara el conocimiento y pudiese

 

sentarse. Le dolía la cabeza, su ojo izquierdo estaba hinchado y cerrado, sangraba

 

de la boca y la nariz. Comprobó que había perdido el casco, que la chaqueta y el

 

pantalón estaban hechos jirones. Ahora tenía también el aspecto de una de las

 

figuras miserables que pululaban alrededor suyo, pero sin preocuparse ya de él.

 

Intentó ponerse en pie, pero volvió a caerse en seguida de bruces. Todo le daba

 

vueltas y sintió náuseas. Vomitó.

 

Un poco más tarde se arrastró a gatas entre los pies de la multitud y descubrió

 

finalmente en una de las paredes un confesionario que la cera que caía había

 

convertido en una especie de gruta de estalactitas. Con gran esfuerzo se metió

 

dentro, cerró la puerta, se recostó y volvió a perder el conocimiento.

 

No sabía cuánto tiempo había estado sentado así cuando un leve ruido cerca de su

 

oído le hizo despertar. Fuera, en la nave, el clamor y los gritos seguían tan

 

violentos como antes, pero este ruido le llegaba a través de la pequeña rejilla del

 

tabique que dividía el confesionario en dos celdas, y sonaba como el desesperado

 

sollozo ahogado de un niño. Eso sorprendió al bombero, pues hasta entonces no

 

había visto niños en toda la catedral de la estación. Intentó mirar a través de los

 

agujeros de la rejilla, pero no pudo ver nada. En cambio oyó entre los sollozos

 

palabras susurradas:

 

-Dios mío, ¿dónde estás...? ¿Y dónde se ha quedado el mundo...? No puedo

 

encontrarlo..., ya no existe..., yo ya estoy muerto... y ni siquiera he nacido aún...

 

-Tú, ¿quién eres? -preguntó el bombero-. No quería escuchar, pero estaba aquí

 

todo el tiempo. ¡Perdona, por favor! Sólo quisiera decirte que esto es sólo una

 

estación de paso, es decir, hay... ¡eh, tú! ¿Me estás oyendo? ¿No quieres hablar

 

conmigo?

 

Pero el otro lado permaneció en silencio. Abrió la puerta del confesionario para

 

asomarse, pero no había nadie. En el asiento sólo estaba la pesada bolsa de viaje.

 

Lo único que le había quedado de su equipo de bombero era el hacha reluciente.

 

La sacó de la funda.

 

-¡Ni un minuto más! -dijo en voz alta-. ¡Ni un minuto más!

 

 

 

Con el dorso punzante del hacha rompió el cierre de la bolsa de viaje, luego la

 

abrió despacio y con la mayor cautela. La bolsa estaba vacía.

 

Se irguió. Sudor frío caía de sus sienes por las mejillas.

 

«Setecientos sesenta y ocho...», tronó el altavoz, «setecientos sesenta y siete...,

 

setecientos sesenta y seis...».

 

Y débilmente, pero de forma clara e inconfundible, pudo oírse detrás de la voz

 

impasible que recitaba los números el tictac, cada vez más fuerte y amenazador.

 

El bombero luchó por salir de la nave de la catedral. Un par de veces fue empujado

 

hacia atrás, pero al cabo de algún tiempo logró alcanzar los andenes. El altavoz

 

daba números ininterrumpidamente, el tictac martilleaba.

 

«Ciento cincuenta y tres..., ciento. cincuenta y dos..., ciento cincuenta y uno...,

 

ciento cincuenta..., ciento cuarenta y nueve...»

 

Cuando por fin llegó otra vez al lugar donde las vías salían al espacio vacío,

 

encontró en el suelo el hábito de penitente que había llevado la joven. Lo recogió y

 

se sentó en el borde extremo del andén.

 

A lo lejos vio otras islas que cruzaban el espacio crepuscular como nubes al

 

atardecer, algunas oscuras, otras iluminadas como aquella sobre la que se alzaba la

 

catedral de la estación.

 

-Quizás ha salido un tren, después de todo -dijo el bombero hacia el vacío- no sé a

 

dónde quería ir ella, pero a lo mejor ha llegado mientras tanto...

 

Y mientras sus manos acariciaban la pesada tela negra del traje roto, oyó cómo el

 

tictac del altavoz se hacía insoportablemente fuerte y la voz impasible recitaba los

 

últimos números:

 

«Siete..., seis..., cinco..., cuatro..., tres..., dos..., uno..., cero... »

 

 

 

ENDE, MICHAEL

EL ESPEJO EN EL ESPEJO

Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar