posindustrial

El final de una época y el inicio de otra. ¿Está usted preparado?

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2008.

01/02/2008

Primeros frentes de la larga emergencia: EE.UU. y Suráfrica.

20080201234419-varia.jpg 

 

Ahogados por las hipotecas...

 

 

 

http://elvoceromi.com/news.php?nid=22460

 

 

 

...o más bien por la usura, hasta el punto de que se toman medidas tan pintorescas como la que se cita en el artículo.

 

 

 

Cuando las barbas de tu vecino (el ricachón) veas pelar...

 

 

 

Otro frente que asoma en el horizonte, al menos en el surafricano...

 

 

 

http://www.milenio.com/index.php/2008/01/23/181250/

 

 

 

En un efecto sinérgico, la calamitosa situación energética surafricana hinchó más aún la burbuja dorada.
01/02/2008 23:48 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 5 comentarios.

Encuesta patatera

20080201233418-preparacion.jpg

¿Por qué no me interesa el proyecto F si he leído el contenido del blog?

A-Porque sois unos frikis paranoicos y yo soy normal (bueno, colecciono recortes de uñas y pelos de nariz).

B-Porque suena a fraude de la estampita.

C-Porque ya tengo mi búnker donde he llevado 2000 latas de atún.

D-Porque estoy hipotecado y no tengo nada ahorrado.

E-Porque soy uno de los 144000 elegidos por Jehová para la salvación en Armagedón.

F-Porque prefiero gastarlo en vivir bien que para lo que nos queda...

G-Porque no lo habeis explicado bien.

H-Porque no vivo en Zaragoza.

I-Porque tengo miedo del qué dirán: la familia, los amigos, etc "vale más loco con muchos...".

J-Porque LLE no es tan inminente o peligrosa como se afirma.

02/02/2008

La revancha de Malthus

20080202004643-co2.jpgLos ecólogos, atentos a la dinámica de los ecosistemas, consideran las interacciones entre especies, las cadenas tróficas y, en general, las condiciones en que cada población de seres vivos se desenvuelve y tiene limitada su existencia. El mantenimiento de las características de un ecosistema en equilibrio requiere de unas variables más o menos estables, a su vez, para mantener una relación más o menos estable de las especies, basado por lo demás en relaciones de competencia y cooperación, vida y muerte. En el caso de que en un territorio se den circunstancias que provoquen la disminución de recursos – por ejemplo, disminución de la disponibilidad de agua por una situación de sequía más o menos habitual -, existe una adaptación y regulación de la “capacidad de carga” de población en el territorio, en forma de mortandad o migraciones por parte de los seres vivos dependientes de un estado determinado de recursos hídricos. Las poblaciones se regulan continuamente entre sí, y se adaptan sin solución de continuidad a la variabilidad propia de todo entorno vivo, de acuerdo con las estaciones, los periodos climáticos, la interacción con otros ecosistemas, etc.

 

Los humanos somos una especie más en el ecosistema – mundo que la globalización antropomórfica ha creado, siendo nuestras relaciones económicas y sociales una extensión de esa dinámica descrita. También existe en cada uno de sus espacios una capacidad de carga límite y, además, existen movimientos de población en forma de nacimientos y mortandades, que regulan la presencia humana en los ámbitos adaptados para la vida del homo sapiens.

 

Como los demás seres, aunque en una proporción fabulosamente superior, precisamos (los seres de las sociedades ricas) de ciertos requerimientos (materiales) – alimentos, agua, aire, etc. – para mantenernos vivos y, en su ausencia, pereceríamos, amen del ciclo vital natural. La cantidad de población que habita un territorio, en última instancia, estará determinada por la ccesibilidad o disponibilidad de esos recursos elementales. Evidentemente, competimos por ellos, en una escala hoy mundial.

 

También, como los otros seres vivos, cada uno en su ecosistema, necesitamos de energía para “movilizar” los nutrientes que nos permiten mantener la vida. La definición de un ecosistema – o sociedad, añadimos - viene dada aquí por la usada por los ecólogos en sus estudios, que hablan de “una porción de la naturaleza o de la ecosfera, limitada conceptualmente por un borde, frontera o interfase a través del cual pasan continuamente y en ambas direcciones energía y sustancias químicas”. Nuestra frontera, como especie, es la de la Tierra misma Una de las tareas del “hombre moderno” ha sido la de esquivar, por diferentes motivos, los debates de la capacidad de carga de ese ecosistema - mundo, usando argumentos que van desde lo económico, o lo tecnológico a lo moral (la moral propia del hombre moderno). Y, en parte, ha podido hacerlo durante las seis últimas generaciones que han presenciado el nacimiento y culmen de la revolución industrial y tecnológica. Sabemos que Malthus, en su Ensayo sobre la población, planteó la cruda cuestión de que la población no puede crecer indefinidamente en un entorno finito, algo obvio: “la capacidad de crecimiento de la población es infinitamente mayor que la capacidad de la tierra para producir alimentos para el hombre”.

 

Malthus no se equivocó en su análisis, sino que no previó la tecnología moderna ni el enorme insumo energético que la población del mundo iba a recibir en la era de los combustibles fósiles, cuyos albores vivió. Precisamente, la multiplicación de la energía primaria por habitante ha sido de tal magnitud en el periodo histórico 1850 – 2006, que ha permitido la transformación por parte de una especie – la humana – de un territorio – entero –para la movilización de sus materiales – nutrientes – en aras de incrementar la capacidad de carga del territorio donde vive9. Sin ese influjo, no hubiera sido posible el incremento de la capacidad de carga de la Tierra, como de hecho no lo fue en los cientos de miles de años anteriores de existencia del hombre, durante los cuales su presencia en el territorio se veía limitada por su propia (a los efectos de la visión del hombre moderno) capacidad física –energía endosomática humana – y ésta, a su vez, condicionada por la cantidad de alimentos y recursos limitados que podía obtener de su ecosistema local. Así, sabemos de la existencia de una cierta estabilidad poblacional en la historia del homo sapiens en la Tierra, hasta el descubrimiento del fuego y, posteriormente, tras el último fin del periodo de glaciación, con el advenimiento de la hoy esencial agricultura. Esos episodios supusieron hitos en la conquista del hombre de nuevos espacios antes no habitables, la ingesta de animales antes no digeribles, y la defensa ante otros mamíferos y condiciones de vida que condicionaban su expansión.

(continuará)

02/02/2008 00:46 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Actualización de la web C.S.P. 26/01/2008

20080202003745-cdp.jpg

http://www.comunidadsinpetroleo.com/

Mientras unos pasan el rato hablando de genocidios y el sexo de los ángeles, otros de la misma cuerda petrocalíptica (CSP) se ocupan de cosas más provechosas (estemos o no de acuerdo con ellas al 100%).

02/02/2008 00:37 Enlace permanente. Hay 2 comentarios.

04/02/2008

La revancha de Malthus

20080204170349-co2.jpg2

 

Las demás especies que nos acompañan en la biosfera tienen una limitada capacidad de análisis ante fenómenos adversos (así como limitados medios de defensa ante la “sexta gran extinción” que la multiplicación humana les está causando). Probablemente nosotros, en el ámbito de la acción, colectivamente también tengamos ese “déficit”, actuando como especie social que somos. Pero, al menos, tenemos la capacidad de racionalizar las consecuencias de nuestros actos en una escala de abstracción y consciencia que nos diferencia de otros. Los otros seres, como comunidad, tienen aprehendidos mecanismos de supervivencia colectivos – donde el individuo es sacrificado en beneficio del mantenimiento de la población -, y han desarrollado respuestas programadas ante fenómenos más o menos previsibles: cambios de temperatura, ataques de otras especies, etc. Nosotros también, pero hemos hecho (en el entorno de alto consumo energético) de la defensa de la vida humana – individuo a individuo – un santo y seña ideológico de nuestra civilización moderna, y preferimos evitar pensar que nuestro concepto de individuo contemporáneo está forjado en la era de la gran disponibilidad de recursos, exclusiva de un espacio y tiempo muy concreto de nuestra presencia sobre la faz de la Tierra, e irrepetible tanto por el declive de los recursos ya existentes como de la energía para procesarlos.

 

El debate principal de estos nuevos tiempos será, ya no energético o político, sino poblacional, y la forma en que la especie afronte la competencia creciente por los recursos en declive.

 

Esquivar el debate no será posible, aunque difícilmente veremos explicitar los términos de la cuestión en la forma dicha, y hacerlo así traerá peores consecuencias que las que se quieren evitar: básicamente, ahondaremos previsiblemente en la inercia de nuestro actual modus vivendi, que acelera el agotamiento y empeora las condiciones en que la población de cualquier zona habitada del Mundo afrontará este periodo de ajuste.

 

Al margen de consideraciones abstrusas, que simplemente desechen abordar siquiera la cuestión poblacional, surgen la cuestión de si realmente “nuestra generación” afrontará problemas como los que amenazadamente describen algunos apocalípticos que advierten, para incomodidad colectiva del hombre contemporáneo, que rehúsa hablar de los límites y del ajuste y declive natural que corresponde a una situación de sobrepasamiento de nuestra capacidad de carga. La pregunta surge por parte del hombre actual, separado de la consideración esencial de su continuidad como especie como elemento básico para nuestra presencia en la Tierra: el hombre moderno quiere saber si él se salvará, no si se salvarán las próximas generaciones, y prefiere evitar la básica cuestión. Precisamente esa cuestión – la enorme apatía en el empeño humano por defender su especie más allá de las poblaciones concretas – se encuentra en el origen del debate: la escala de la población humana actual parece paralizar los procesos “globalizadores solidarios”, a favor de la competencia y guerra por los recursos. Nada extraño, se dirá, que las poblaciones combatan entre sí por los recursos, como siempre ha ocurrido, se añadirá, y quedaría zanjado el debate. Pero, al tiempo que resulta “humano” pensar en clave de la presencia de nuestra generación – o las próximas durante el siglo XXI – como realmente las últimas que merecen gozar de los bienes de la Tierra, o que lo “humano” es concebir la permanente lucha entre poblaciones o facciones de la especie como vía de resolución de los conflictos, también resulta quizás más genuinamente humano aventurar propuestas, de la dimensión que se considere, para poder afrontar el debate de la escasez y su relación con la población, de manera abierta, y procurando trascender – probablemente recuperando esquemas mentales del hombre premoderno, anónimo y prefaústico - de nuestra singular presencia en estas décadas iniciales del Siglo XXI, para poner algunas bases que permitan hablar, al menos, de “disminuir la velocidad del impacto con los límites”, activando los “frenos de emergencia” y, sobre todo, ofrecer la información para la preparación moral y material de los seres de la era hiperindustrial, para sobrellevar mejor escenarios inevitables de cambio, declive y ajuste vital. Bien es cierto que estas reflexiones, a su vez, pueden nacer del idealismo que preña nuestras concepciones vitales: surgió el idealismo colectivo moderno occidental, precisamente, de la posibilidad de abstraerse de los límites, y todo ello gracias, por un lado, a la disponibilidad de energía suficiente para que sectores crecientes de la población pudieran dedicar tiempo a algo más que la supervivencia; y, por otro lado, es deudor ese idealismo del imaginario dominio de los designios y pretendida “planificación” del conjunto de la sociedad que tiene el hombre tecnológico, fruto de la euforia energética de los hidrocarburos.

(continuará)

La Tercera Guerra Mundial ha comenzado. ¿Y no nos hemos enterado?

20080204165937-tensiones.jpgLaurent Du Plessis es un autor muy citado en los submundos ciber-apocalípticos como libro de caecera (para no dormir probablemente). Movidos por la curiosidad, hemos empezado a leer un ejemplar de la biblioteca para ver si era la versión europea de “The long emergency”. Nos ha decepcionado un poco. Las descripciones del fanatismo islámico y su proyección futura son prolijas y detalladas, pero al autor se le ve el plumero de “pied noir” escocido con los magrebíes aunque lo disimule (pasto de los ultras que se han inventado el coco de “Eurabia” para consumo interno). Luego pasa a otros temas que se suponen relacionados con el desarrollo de esa 3ªGM que ya ha empezó (sic); es interesante su intuición (más que argumentación sistematizada y racional) de la crisis económica que ya se huele desde el verano pasado. Junto a estos destellos de aviso válidos aunque mezclados con morralla ideológica, encontramos afirmaciones tipo “porque lo digo yo es verdad”, tales como que en esa guerra los perdedores serán la UE (obvio, estando España dentro) y Rusia. La ceguera del autor respecto a los rusos es tremenda: la aparente decadencia rusa históricamente nunca ha sido total. Como en el pasado, los rusos están levantándose de nuevo, mas que por un motivo místico-patriótico, por las rentas del petróleo y el comercio de armas. Error garrafal de este “analista” quizás llevado de un antieslavismo paralelo a sus prejuicios anti-árabes. De haer una 3ª GM (hecho hipotético pero no imposible) no tendría que ser ni mucho menos la película que nos cuenta este señor.

 

Dejando a un lado interpretaciones acertadas o extravagantes, el libro no llega a la altura del de Kunstler, en el sentido de que “The Long Emergency” te da una visión completa y coherente de las amenazas que depara el futuro, pero sin dejar de dar pistas sobre cómo intentar sobrevivir a ellas. Le pierde su visión cerrilmente norteamericana de la vida, pero muchas partes del libro yanki son adaptables al resto del mundo. En cambio en Du Plessis sólo encontramos el catastrofismo sensacionalista y poco más. Sin duda, será un ensayo adecuado para quienes se estremecen de miedo con los vaticinios más tenebrosos de burbuja.info o crisis energética.org al tiempo que rechazan todo intento positivo de preparación con las excusas más absurdas. Pero no es nuestro libro de cabecera para nada, salvo para dormirnos con el enésimo canto a la decadencia de occidente.

 

 

 

Una crítica ponderada fuera del mad maxismo:

 

 

 

http://es.shvoong.com/books/483810-la-tercera-guerra-mundial-ha/
04/02/2008 17:00 Enlace permanente. Tema: Tensión internacional No hay comentarios. Comentar.

07/02/2008

La revancha de Malthus

20080207230621-co2.jpg3
Los indicios crecientes advierten de grandes dilemas para la presente generación en el
Planeta. Sin duda alguna, para los hijos de los que trabajan hoy en la Tierra, pero también para los primeros. Nadie conoce el futuro, pero éste es algo previsible conociendo las principales
variables. La gama del pastel de análisis del hiperinformado hombre actual carece de alguno de los colores primarios, y el cuadro que pinta parece adolecer de formas reales: la distorsión de la percepción de la realidad, fruto de la aceleración del tiempo y la confusión de los espacios que ofrece la hipermovilidad, no permite el sosiego para calibrar el funcionamiento del ecosistema humano y sus límites evidentes. Incorporar todas las variables exige un esfuerzo y tiene unas consecuencias que hacen aflorar demasiadas y abrumadoras evidencias (quizás más de las que tolera nuestro extraviado ser tecnológico) de que vivimos sobrepasando los límites y que los ajustes vitales formarán parte de nuestra experiencia durante alguna parte de la presente etapa histórica.
Vivimos momentos de gran tensión por los recursos, y de crecientes evidencias de que su disponibilidad será menor en relativamente poco tiempo. La gran velocidad del incremento de los consumos de minerales, recursos energéticos, tierra y agua, obstaculiza el que podamos presenciar con la altura de miras necesaria cómo hemos llegado a los límites y sobrepasados  éstos ampliamente. Una de las formas que tiene la economía de los países con moneda estable para afrontar los episodios de creciente escasez es la inflación, hiperinflación y devaluación de su moneda, de la misma manera que en otros con menor renta lo es la interrupción pura y dura del suministro. Pero las fronteras de la escasez se están diluyendo, y nadie está excluido de sufrir directa o indirectamente los efectos de este cambio de era.
El Siglo XXI será un Siglo de ingentes movimientos de población, en la medida en que colapsen los diferentes territorios con menos recursos energéticos, y la posibilidad de sus organizaciones socioeconómicas para albergar la población que tienen. Hay una creciente lista de países que tienen situación de escasez crónica.
Es probable un refuerzo de los mecanismos de exclusión de nueva población en territorios, especialmente en los que poseen más recursos. La pseudoespeciación será aprovechada por los poderes institucionales y fácticos para mantenerse, aprovechando la psicología de las masas. La corrección política dará paso a una xenofobia oficial; el cierre de fronteras llevará a la militarización. Pero los flujos migratorios no serán excusivamente del Sur o del Este, sino que pueden venir de cualquier parte...O producirse de aquí a otra parte. Hasta ahora, los movimientos migratorios venían dados por el flujo Sur – Norte, en el que el Norte tenía “capacidad” creada para incluir porcentajes determinados de inmigrantes para ocupar las franjas de trabajo menos valorados. Todo ello se hace sobre la base del crecimiento económico, a su vez, basado en la mayor disposición de energía disponible. Sin embargo, se ha advertido que el cenit absoluto de energía disponible para la Humanidad puede tener lugar, en términos históricos, alrededor de 2015-2020, para seguir un posterior declive histórico en la disponibilidad de combustibles fósiles, o pronósticos mucho más sombríos para el conjunto de la civilización industrial, cuya dependencia del sistema eléctrico de disposición permanente de flujos le hace muy vulnerable en cuanto se prodiguen
posibles apagones – ya existentes de forma amplia en el Mundo – por fallos de la red, escasez de suministro, factores socioeconómicos, etc. Por otro lado la disponibilidad per capita de petróleo por persona ha ido descendiendo desde los años 80 del Siglo XX. Ya hoy la energía disponible se distribuye de forma muy desigual, por lo que el comienzo de ese declive histórico excluirá directamente, de forma progresiva, a zonas cada vez más grandes de las posibilidades de acceder a “cada vez más” recursos energéticos (“el barco se empieza a hundir por debajo”).
La consecuencia de ese cambio histórico implicará la quiebra de los modelos económicos basados en el crecimiento, y en el intento de “mejora” continua, precisamente el modelo que ha atraído a poblaciones de zonas menos favorecidas en ese reparto. La continua “destrucción de la demanda” hará cada vez más inviable mantener fuerzas de trabajo crecientes, y comenzará el proceso de “destrucción de la oferta de trabajo”, lo que reforzará las restricciones en el acceso al trabajo por parte de “no nacionales”. El desempleo local reforzará la “legitimación” en la adopción de decisiones públicas en ese sentido excluyente. Tiempos nuevos, tiempos salvajes...

 Las guerras por los recursos (agua, energia, minerales) se incrementarán, y la dimensión yfrecuencia de las mismas dependerá de la disponibilidad de aquéllos recursos, la capacidad de adaptación de las nuevas circunstancias de declive, etc. Es probable que, en respuesta a la escasez, las opciones totalitarias sean más habituales en mayores lugares del mundo, así como los estados de excepción, etc. Hay que tener en cuenta que las interrupciones de suministro energético harán que los demás recursos (por ejemplo, el agua) sean aún menos accesibles, lo que agudizará la competencia por ellos. Esto se sumará al cambio climático no en forma de catástrofe peliculera, sino de una “simple” y pertinaz sequía, por ejemplo una versión prorrogada de la preocupante falta de lluvias del año pasado y principios de 2008.

(Continuará)

07/02/2008 23:06 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

No piqueis el anzuelo

20080207230142-preparacion.jpgSe habla mucho de que el precio de los pisos está bajando. Cuidado...os pueden dar gato por liebre, y además, meteros en la tarea del Sísifo posmoderno: pagar cuotas interminables que supuestamente harán vuestro el piso dentro de 30...40...años. Para cualquiera que se haya tomado la molestia de leer este blog esos plazos le harán reírse amargamente. ¿Qué valor puede tener un adosado en medio de una zona desolada, sin abastecimiento de agua o luz, en medio de la descomposición social de los suburbios y demás calamidades probables?
Cuidado con los viejos, las novias, esposas, etc que os querrán empepitar (como dicen los burbujeros). Y si estais pagando hipotecas, no os metais en fregados similares por codicia o emulación necia  (ojo esas segundas residencias o coches nuevos). En pocos meses es probable que empiecen los embargos a gran escala como ya está sucediendo en EE.UU. (qué raro, los telediarios no dicen nada de esto).
Después de la Expo de Zaragoza y de las olimpiadas chinas (acontecimientos ligados el primero al mantenimiento “póstumo” de la burbuja inmobiliaria maña y el segundo a movimientos bursátiles relacionados con el dólar) ya habrá tiempo para endeudarse...con mayor seguridad.
Otro cebo peligroso son los bancos. Ofrecen depósitos con altos intereses para que les dejes el dinero, pero ojo, es porque necesitan materia prima para operar en tiempos de desconfianza total por culpa del dinero que se volatilizó (efecto de la explosión de las subprimes y demás dinero imaginario en EE.UU., cuyos efectos en cadena seguimos padeciendo). El dinero, mejor en cuentas de libre disposición aunque den poca rentabilidad. Por si acaso. Vale, esto no es Argentina y es muy difícil que haya corralitos, pero ¿quién dijo imposible?(vista la interrelación de toda la banca mundial y el fenómeno pavoroso de las hipotecas subprime).
¿Y la bolsa? Bajó pero volvió a subir, eso sí, dopada por el populismo electoral de la administración Bush (rebajas de tipos). Qué curioso, si el susto de enero ya ha pasado, ¿a qué tanta especulación en torno al precio del oro? No inviertas en bolsa y si lo hiciste, aprovecha las subidas coyunturales para saltar sin perder.
Esta crisis económica a la que se llama eufemísticamente recesión es solamente un prólogo dentro de LLE, pero posiblemente es la que provocará los primeros batacazos en masa de las clases medias-bajas. Porque en apariencia no estamos en una catástrofe peliculera, sino en una “normalidad” que no es tal. Y lo que parece normal e inofensivo, puede ser una trampa para incautos. Cuidado con la presión social en hacer cosas “normales” en tiempos “anormales” (por desgracia lo anormal se irá convirtiendo en normal).
Esto no quiere decir que si lo necesitais no tengais que compraros (mejor dicho hipotecaros) con un piso; tampoco hay que guardar todo el dinero en un maletín. Pero si es necesario endeudarse y/o manejar mucho dinero:
1-Debeis tener poderosas razones (no razones de lemmings).
2-Hacedlo con las espaldas bien cubiertas.
3-Vuestro objetivo debe ser siempre eliminar lo antes posible la deuda.

 
Después de las elecciones, y sobre todo de la Expo y las Olimpiadas, veremos lo “inofensiva” que era la actual “recesión”. Y veremos también los resultados de la disonancia cognitiva de muchos pardillos.

Los Monegros no son las Vegas (para una minoría)

20080207224746-co2.jpg

http://losmonegrosnosevenden.blogspot.com/

 

Todavía estamos a tiempo de parar el engendro o cuanto menos de frenar sus extremos más delirantes (dentro del delirio generalizado que supone Gran Scala). Hay que pinchar esta nueva burbuja especulativa (al menos intentarlo) antes de que LLE pille a la DGA y a todo Aragón entrampados para financiar a los señores que juegan a Monopoly en los Monegros jugando con el agua y con el territorio.

Saludamos a Tu95

07/02/2008 22:47 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

10/02/2008

La revancha de Malthus

20080210181038-co2.jpg4
 La higiene moderna también es fruto de la energía accesible directa y permanentemente. También lo es el suministro alimentario continuo, así como el de los mismos flujos energéticos para el funcionamiento de los sistemas básicos de salud, de saneamiento de aguas, etc. Si empieza a fallar el sistema, es factible la proliferación de hambrunas, epidemias, etc.
Y cuando existe escasez, existe también falta de racionalidad en el aprovisionamiento de víveres, apresuramiento en la toma de decisiones, acciones de sabotaje, histeria colectiva ante el incremento del malestar, y se desdibujan la prevención y previsión de medios que se considera importante para momentos de incertidumbre o crisis. En este caso, las sociedades posmodernas y especialmente su manera de afrontar esos momentos decisorios – sufrirán más en cuanto menos estén habituadas a gestionar momentos de cambio brusco en la disposición de recursos, y confíen más en la abundancia permanente. Paradójicamente, y siguiendo la máxima bíblica, los últimos en consumo, serán los primeros y más preparados para poder afrontar esas situaciones.
La confianza en la tecnología es la fórmula para intentar evitar la cuestión del límite
Poblacional y despachar a los malditos neomalthusianos. Se piensa que existirán o existen tecnologías que permite ampliar la disposición alimentaria. Sin embargo, lo que precisamente hacen éstas, en una valoración global, es “incrementar el apetito por los recursos, en vez de la capacidad de carga del Planeta”, que eslógicamente finito. La mayor disposición de tecnología nos ha hecho, colectivamente, más ambiciosos en la apetencia de nuevos recursos, y generalmente éstos no han servido para mantener la sostenibilidad, en el tiempo de la disponibilidad de recursos. Es un instrumento, pero no un modo de garantizar el mantenimiento de la población. La disposición de tecnología
– que tienen las sociedades que disponen de recursos energéticos para que aquélla tenga
sentido – pone a disposición del hombre multitud de recursos esenciales, pero lo que ha
favorecido es la magnífica multiplicación de nuestra especie en el Globo, y que cada uno de los miembros de esa especie disponga de mayor energía exosomática disponible, esto es, que acelera el agotamiento de los recursos no renovables y permite agostar los renovables, precisamente si se dispone de los medios tecnológicos para ello - hasta la extenuación: talas masivas de árboles con grandes maquinarias, declive de acuíferos con extraordinarias máquinas de succión, destrucción de bancos de pesca con una sofisticada flota pesquera y sistemas de seguimiento de alta tecnología, etc. La tecnología no es el demonio como claman los primitivistas, pero gestionada por los poderes de turno y dirigida por la religión del crecimiento continuo y del capitalismo produce un efecto multiplicador de la aceleración hacia el precicipio (su uso pacífico, no digamos ya la tecnología bélica).
Los argumentos que obvian los límites de disponibilidad de recursos como límites para la población, obedecen más al ámbito de los preceptos basados en la fe irracional que en el cómputo dinámico de un ecosistema global con la capacidad de carga superada. Como se ha dicho en tantas ocasiones, obviar la discusión no impide que los hechos se sucedan: obviar que existen límites no impide que éstos sean cada vez más cercanos para cada vez más población en el Planeta.
Básicamente, cada territorio podrá afrontar la población que los recursos de su zona puedan ofrecer. Evidentemente, este proceso será complejo, no lineal y lleno de variables, y episodios que algunos entenderán como vanas esperanzas de no verse afectados por ese declive natural. La relocalización que se reivindica desde algunos movimientos está lejos de ser romántica e idílica para los espacios pobres en recursos. Aquellas zonas que no dispongan de
pluviometría suficiente, y que además hayan olvidado cómo almacenar y aprovechar el agua, y que dependan de un complejo sistema tecnológico de desalación – cuyas piezas necesitan ser reparadas e importadas – tienen varias de las cartas marcadas del ajuste poblacional sobre la mesa, a lo largo del Siglo XXI.
Este duro retorno a la realidad local llevará a “pensar localmente” como siempre se hizo, antes de que el mundo se recreara en mercancías de orígenes lejanos. Será lógica la comarcalización del hábitat, y la disposición de la población en aquellas zonas, con mayor diversidad de recursos.
 
Los procesos de tribalización, violencia por los recursos, depauperación, reproducción de epidemias olvidadas, etc. son contemporáneos al del hombre industrial. Pertenecen al lado oscuro – pero imprescindible - de nuestra civilización brillante y veloz, aunque normalmente el lector moderno, con acceso a la reflexión ociosa, se siente ajeno a él: donde residen las aguas putrefactas, la falta de pavimento en las calles, la escasez de cosechas, las ventiscas y las bandas organizadas, la vida se desenvuelve con acceso muy limitado a lo que permite subsistir. Existen cientos de millones de personas en el Mundo que ya hoy viven en esas circunstancias, o les rodea la incertidumbre, y su vida depende de la crecida de un río, o un vendaval que disponga de sus precarios hogares. ¿Por qué nos habría de extrañar que los escenarios que hoy ya son visibles se apoderen de los aparentemente infalibles entornos hiperiluminados y de alta entropía?
La superpoblación es un fenómeno local y global, y pocos espacios de la Tierra son ajenos a él.
Mientras se colapsen territorios, como hemos dicho, la movilidad existente desplazará ingentes cantidades de humanos de un lado a otro, como hoy ya ocurre con los desplazados por los conflictos militares, tan unidos a la escasez en todos los momentos de la Historia.
La postura occidental está siendo de forma creciente la de la fortificación y cierre de fronteras, al tiempo que receptora de la población “excedente” de otras zonas con menos recursos
disponibles, aunque útiles para los trabajos menos valorados. Al tiempo, se rechaza al contingente humano extranjero sobre todo africano y no digamos si es de color más bien oscuro, por diversos motivos: color, en un ejercicio de pseudoespeciación ‘racionalizado’ como racismo;
10/02/2008 18:12 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

Spanish Jericho.

20080210180720-peak.jpgA continuación, el guión resumido de la versión española de “Jericho”

 

 

 

La España de 2020 es la heredera de los “años locos” aquella primera década del siglo XXI en la que un país al completo se volcó en el culto al ladrillo como máxima expresión de riqueza y progreso.
Miles de zulitos de hormigón salpicaron el paisaje hispano modificando la geografía social y física del territorio para siempre. Los “adosaos” invadieron las huertas y desplazaron a los cultivos, creando nuevas extensiones urbanas que fueron acorralando poco a poco a las actividades agrícola-ganaderas en escasas reservas.
Hacia 2008 el modelo comenzó a mostrar síntomas de agotamiento. Las tres industrias principales que significaban en grueso de la actividad económica: ladrillo, turismo y automóvil estaban en retroceso y el consumo interno estaba seriamente tocado.
En un primer momento, la crisis económica pareció ser “administrable” pero cuando finalmente el banco central Europeo demandó el pago de la deuda interbancaria española por parte de bancos y cajas, el gobierno tuvo que reconocer la incapacidad del país de atender las obligaciones y tuvo lugar el “Corralete español”
Por decreto se devolvió a la circulación a la peseta, que convivía con el Euro de manera extraoficial. Oficialmente estábamos expulsados del Euro y la moneda nacional volvía a ser la peseta, pero a nivel practico en cualquier sitio se admitía el pago con Euros según la tarifa de cambio oficial, cuando no la vigente en el mercado negro.
La reimplantación de la peseta había traído consigo un nuevo tipo de cambio respecto del Euro, de tal forma que salarios, precios, ahorros y deudas habían sido re-denominados en pesetas. Con esta medida se pretendía devolver una cierta capacidad de devaluación para poder mejorar la balanza de pagos exterior española, una de las más desequilibradas del mundo. Sin embargo, a pesar de la medida, la capacidad exportadora española no compensaba el crónico desequilibrio. Las materias primas habían continuado subiendo de precio conjuntamente con la energía y los manufacturados españoles no podían competir con los productos asiáticos que inundaban los mercados.

 

(...)

 

 

 

En realidad, es un texto mad maxista híbrido entre burbuja.info y crisisenergeticaorg. Y es muy dudoso que alguna productora española haga una telecomedia con esos ingredientes.

 

Si quieres seguir leyendo esta historia de sociología ficción (¿ficción?) visita a estos viejos conocidos:

 

 

 

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/showthread.php?t=53744&highlight=Espa%F1a+hacia+2020

14/02/2008

Actualizaciones de webs vecinas

14/02/2008 22:37 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

La revancha de Malthus

20080214214643-co2.jpg5

 

En la “bonanza” actual (ya empañada por las nubes de tormenta del horizonte) el gobierno progre actual ha optado por la regularización de hecho, y la tolerancia, en un proceso reciente de euforia económica que permitió acelerar aún más la transformación de los sistemas productivos más ricos. Sabemos que los momentos de declive normalmente serán recibidos con mensajes más o menos turbios, que impedirán conocer la verdadera dimensión histórica del fenómeno. Se girará hacia la extrema derecha (es más, actualmente los “democristianos” españoles están más cerca del lepenismo que del liberalismo: ver propuesta de contrato para inmigrantes del PP). Es de prever que se usará el chivo expiatorio de la población del exterior para argüir que su presencia impide alcanzar verdaderos objetivos de paz social. El racismo y la exclusión por razones diversas es la consecuencia de ese caldo de cultivo.

 

La desesperación tiene rostro infame, y permite desplegar, como se dice, lo peor y lo mejor del humano.

 

En este escenario cabe el pragmatismo, como cabe el plan individual. ¿Cabe el control de la marea social de incomprensión que arrastra la escasez? ¿Sería el autocomplaciente hombre moderno capaz de entender el declive sin increpar al otro, que entró en declive antes que él?

 

Restringir fronteras para las personas pero no para los materiales y energía es una regla de exclusión que ha posibilitado el desarrollo de las zonas desarrolladas, a expensas de otras. En todo caso, debe quedar reflejado que cualquier mecanismo de exclusión que no contemple a su vez la disminución del volumen de recursos exógenos que se importan supone un acto de incremento de la rapiña que, por otro lado, es la que nos mantiene con vida. Vive la sociedad “moderna” atrapada en su riqueza, y precisa necesariamente hoy de la pobreza y exclusión de los otros. Cualquier propuesta solidaria debe pasar, en primer lugar, por un descenso drástico del consumo en las zonas ricas. Reiteramos que ese proceso, en un mundo competitivo y lleno en absoluto es sencillo. De entrada, la reducción sistemática de insumos energéticos o alimentarios del exterior provocaría, en el modo actual de crecimiento, el paro crónico y la pobreza material de un porcentaje alto de la población local, que rápidamente puede pasar a ser manipulada por extremistas.

 

La construcción de“botes salvavidas” quizás sea la decisión más inteligente. No se trata de “salvarnos todos” en un indeterminado proceso de declive, sino de crear espacios para el futuro, necesariamente locales, “humanos”, con lo mejor de esta época y el resguardo mayor que se pueda para el futuro: con las técnicas de acumulación de agua, la preservación del suelo fértil y sus semillas, los instrumentos básicos de sanidad y la siempre necesaria defensa, añadiendo los conocimientos y el espíritu de seres preparados mentalmente para tiempos convulsos. Esos espacios de transición hacia lo local se llenarán de proyecto y realismo al tiempo. Esos espacios, igualmente, no entienden de grandes acciones institucionales y se sitúan al margen claramente de los aparatos del poder, porque éste está destinado a perpetuar la complejidad imposible de gran uso energético que no se puede mantener: el poder, o se adapta a la nueva realidad y sacrifica su escala – algo difícil en un instrumento de ese tipo – o está destinado a agudizar su papel de opresión reguladora y distribuidora de la escasez. No se trata de subvertir el orden existente, sino de construir una realidad paralela que se desincruste en la medida de lo posible de aquella, pero también resistente, que quiere recrear mundos del futuro en imprescindibles ensayos de hoy.

 

En ese espacio, puede entrar quien decida entrar, y se intentará excluir al incómodo intruso, sea cual fuere su origen (será una xenofobia pero sin discriminación: el españolísimo forastero tampoco entraría). Será una reacción humana, tanto más correcta cuanto más humanos – locales - sean los espacios para el futuro, como siempre ha existido. La exclusión no es aquí territorio del poderoso, sino del superviviente – poderoso en instrumentos útiles de futuro pospetróleo y posCO2– que necesita autoprotegerse y proteger su saga. No se trata de escenarios ideales, sino de posibles marcos territoriales de protección común, y empoderamiento de lo endógeno.

15/02/2008

Mirad dónde estaba nuestro “camarada” Tupolev...

20080215003032-tensiones.jpgQué malote.

 

 

 

http://www.iarnoticias.com/2008/secciones/contrainformacion/0010_guerra_fria_2008_13feb08.html

 

 

 

Según una fuente anónima del Pentágono citada por la agencia Associated Press, un Tu-95 en dos ocasiones voló sobre el "Nimitz", a una altura de 610 metros, mientas que un segundo bombardero del mismo tipo voló paralelo al primero a una distancia de 91 kilómetros.

Cuando los bombarderos rusos se encontraban a una distancia de 800 kilómetros del "Nimitz", cuatro cazas interceptores F/A-18 estadounidenses levantaron vuelo, indicó la agencia estadounidense.

Añadió que desde 2004, esta fue la primera vez que un bombardero estratégico ruso Tu-95 se aproximó tan cerca a un portaaviones estadounidense.

18/02/2008

Yepaa...Estaba cantado. Vuelven las nacionalizaciones.

20080218173427-varia.jpg 

 

Salvando las distancias, volvemos a los infelices años 30, o 70.

 

 

 

http://www.elpais.com/articulo/economia/Gobierno/britanico/nacionaliza/banco/Northern/Rock/elpepueco/20080217elpepueco_1/Tes

 

 

 

Cuando los neoliberales toman medidas que les causarían horror por intervencionistas, es que la crisis es mucho más grave de lo que nos cuenta falsimedia.
18/02/2008 17:34 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 4 comentarios.

La revancha de Malthus

20080218162443-co2.jpg6

 

El debate en torno a la población es complejo y cargado de tintes de gran emotividad. Cabe, comprensiblemente, ignorar los límites y declarar la libertad de circulación total como fórmula mundial de autogestión de la población. Finalmente ese sistema regularía igualmente el ajuste poblacional, aunque supondría el fin del Estado, y bien al contrario, el futuro parece depararnos un refuerzo de su estructura de control. Precisamente la otra opción sería forjar espacios locales que intenten sostenerse de forma más autónoma, y que regularían autónomamente sus flujos de población (habría normas de entrada y salida de población), para mantener los recursos de la zona de forma más sostenible, en su caso contra cualquier otro poder establecido. Si, por ejemplo, un pueblo dispone de tantas hectáreas de suelo y de una cantidad determinada de agua disponible, sería lógico limitar la población local a lo que ese espacio vital pueda alimentar, incluyendo la población de tiro animal necesaria para alimentarla. Permitir la incorporación de más población en ese territorio únicamente agravaría los problemas para todos. Esta otra opción genera necesariamente exclusión, y esa exclusión adquiere tintes sombríos en épocas de escasez. La “justicia” tendrá carácter local, y las reglas serán las impuestas para mantener esa localidad de la forma más estable posible. Quizás nos tengamos que desprender de las “soluciones globales” en la medida en que nos estamos desprendiendo de la globalización. Lo más justo pasaría, al parecer, por un “descenso” participativo hacia lo local, y en ese escenario es lógico y humano que quien opte por esa opción de renuncia pueda poner el límite que le permita mantener la población estable, y una Humanidad con más posibilidades de no esquilmar aún más los recursos renovables no infinitos. Ahí las fronteras tienen sentido, pero resultan estremecedoras para mantener la injusta distribución actual de los recursos. El retorno a la “humanidad” implicará la escala cercana: una escala que será sostenible o no será, y parte imprescindible de esa “sostenibilidad” será recordar que todos los territorios tienen una capacidad de carga limitada y que el ajuste es inevitable para aquellas sociedades – como la nuestra – que la han traspasado desde hace ya varias generaciones.

Fin.

18/02/2008 16:18 Enlace permanente. Tema: Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental No hay comentarios. Comentar.

19/02/2008

ALTERNATIVA COMUNITARIA

20080219155706-preparacion.jpg(...)

 

Se puede hablar mucho sobre posibles soluciones. Nunca como ahora había sido tan necesario el activismo y nunca

 

habíamos estado tan cerca de ver cambios profundos. Puede ser incluso que alguno de estos cambios sea a mejor y

 

que los movimientos sociales tengamos un papel relevante. En la Cuba de los ochenta, los agrónomos ecologistas ya

 

llevaban años advirtiendo de los peligros de la agricultura industrial, pero formaban un grupo marginal. Fue el corte

 

en el suministro de petróleo procedente de la Unión Soviética lo que realmente propulsó sus ideas e hizo del defecto

 

virtud. Richard Heinberg, en su libro Power Down resume lo que él cree que son las opciones que podemos tomar

 

ante esta situación (opciones que son recombinables entre si):

 

1-. Guerra y Competición: el último se salva

 

2-. Autolimitación y Cooperación

 

3-. Esperando el Elixir Mágico para seguir igual

 

4-. Construyendo Botes salvavidas

 

Los títulos son suficientemente expresivos. Entre todas las propuestas que esboza el libro yo destacaría el llamado

 

“Protocolo de Uppsala”, un tratado de cooperación multilateral para que los Estados del mundo contraigan y

 

converjan el uso de la energía simultáneamente. Ojalá esté tipo de ideas esté en primera línea del debate político

 

muy pronto.

 

Pero analizar las posibilidades transformadoras del momento no es el propósito de este texto. Lo que aquí se intenta

 

es profundizar en el cuarto aspecto, la llamada “construcción de Botes salvavidas”, aunque la expresión suene un

 

poco hollywoodiense.

 

En realidad, haya más o menos crisis, es necesario construir comunidades sostenibles rurales (pero también rurbanas

 

y urbanas) que desurbanicen el planeta y hagan habitable la ciudad del futuro. Esta opción es complementaria y no

 

substitutiva de soluciones a mayor escala. Muchas veces se ve la opción comunitaria como una elección evasiva, una

 

forma de aislarse “de este mundo en decadencia”. Nada mas lejos de la realidad. No hay lugar donde huir, el planeta

 

se ha colonizado por completo, pero esto no elimina la necesidad imperiosa de relocalizar la economía y

 

descentralizar la energía, lo que en último término significa la reconstrucción de microeconomías familiares y

 

comunitarias. En el futuro asistiremos a un auge de la lucha social, pero si realmente llegan malos tiempos, nada

 

será posible si no nos podemos garantizar una base firme: comunidades productivas. Si nos situamos en esta

 

perspectiva, entonces la acción tiene fundamentalmente dos caras:

 

1-. Priorizar la adquisición de habilidades y herramientas productivas, estemos donde estemos.

 

2-. Crear comunidades y redes de comunidades

 

¿Que aprendizajes priorizamos? ¿Que formas de obtener recursos e ingresos? ¿Con qué habilidades manuales,

 

fuerza, resistencia y flexibilidad contamos? Y en nuestros grupos ¿Qué materiales y que energía usamos? ¿Qué

 

objetivos prioritarios tenemos como grupo?

 

Escoger el lugar… ideal

 

Esto no es un ejercicio retórico. Como aconseja la permacultura, vale la pena pararse a pensar detenidamente en

 

todas las variables en juego. Por ejemplo, estar cerca de una ciudad facilita encontrar recursos manufacturados, pero

 

también puede significar estar expuesto a epidemias generadas por el hacinamiento y la desnutrición. Mi conclusión

 

es que idealmente necesitamos esto, aunque luego se haga lo que se pueda:

 

- Una región donde el uso de energía per capita y el grado de industrialización sean poco elevados.

 

- Una región sin alta densidad de población ni ecosistemas esquilmados por encima de su capacidad de recarga.

 

- Una región donde el uso de armas sea poco común.

 

- Una región alejada de centrales nucleares, bases militares, minas, petroquímicas y vertederos tóxicos.

 

- Un emplazamiento con agua abundante en previsión de sequías crecientes.

 

- Un emplazamiento con suficientes tierras agrícolas como para asumir el cultivo de cereales y/o pastoreo.

 

- Un emplazamiento con buenos vecinos y redes productivas cercanas.

 

- Un emplazamiento con bosques abundantes, ni demasiado frío ni demasiado caliente.

 

- Un emplazamiento a más de veinte metros por encima del nivel del mar.

 

- Un emplazamiento con un mínimo de seguridad jurídica a corto y medio plazo, alrededor del cual en los próximos

 

diez años no se vaya a construir una urbanización, una carretera o un centro comercial.

 

Aunque es muy difícil encontrar algo así en Europa Occidental, podemos intentar acercarnos al máximo. Es cierto

 

que otros lugares pueden ser mejores y más baratos, pero también es cierto que los conocimientos y redes de apoyo

 

que hemos desarrollado en nuestros lugares de origen tienen mucho valor y pueden no ser fácilmente exportables.

 

La comunidad ideal (o inevitable)

 

El lugar determina muchas cosas, como ya hemos comprobado aquí, pero no es lo único que cuenta. Cuando el

 

dinero este muy devaluado o incluso no valga nada, el comercio, el poder y la autonomía se van a basar en los

 

bienes inmediatamente útiles. Eso significará priorizar el aprendizaje de algunas técnicas básicas para la

 

subsistencia. Estas habilidades pueden parecer interminables, pero en realidad algunas son más importantes que

 

otras. Para la mayoría de culturas de subsistencia, la vida sólo es posible si la comunidad sabe cultivar huerta y

 

secano, controlar el ciclo de las plantas desde la semilla a la conservación, manejar herramientas no-eléctricas o de

 

bajo consumo, montar sistemas de energía renovable a pequeña y mediana escala, trabajar la madera, el metal y las

 

fibras, tener nociones de facilitación y toma de decisiones, pescar y cuidar animales, manejarse con el agua

 

disponible de la manera mas eficiente, bioconstruir, criar niños, tejer relaciones cooperativas. Y en nuestra época,

 

reciclar, almacenar, reusar y reparar toda la “basura” de nuestra civilización.

 

La comunidad ideal también tendrá un Plan B, o C., o D, en función de las distintas previsiones. Tendrá Refugios-

 

Almacenes para situaciones de emergencia, pero también para preservar el conocimiento escrito y audiovisual que

 

podamos. Finalmente, hará falta mantener una actitud abierta y generosa, pues la mayor protección en tiempos

 

turbulentos vendrá de ser considerados por nuestros vecinos como “útiles a la comunidad”, es decir, transmisores de

 

recursos y conocimientos interesantes para los demás.

 

Una apuesta comunitaria

 

La supervivencia individual está ligada a la supervivencia de tu comunidad. Además, ya sabemos que donde comen

 

tres comen cuatro, y que, al menos en los aspectos logísticos, es mucho más eficiente vivir en comunidad. Pero es

 

mucho más fácil escribirlo que hacerlo.

 

Obviamente, sería mucho más fácil si tuviéramos un bola de cristal que nos dijese: “en invierno del 2014 habrá una

 

crisis de suministro de alimentos en Barcelona que endurecerá las políticas de seguridad” o bien “las guerras

 

imperialistas permiten a los ciudadanos de Europa aplazar las peores consecuencias hasta el 2034” o incluso “una

 

fuga de radioactividad en Tarragona obliga a evacuar cuatro millones de personas el 2019 y contamina los cultivos de media España”. Y sería más fácil porque entonces no habría discusión. Todos preferiríamos entonces vivir en el

 

lugar más lógico en función de las variables en juego. Pero como esto no existe… pues tampoco hacemos nada,

 

confiados en que “ya se verá”. Sin embargo, para 2012 es previsible que empiecen a notarse problemas serios. El

 

deshielo del Ártico y la contracción de la oferta de crudo previstas para estas fechas tiene que notarse. Aún no

 

sabemos exactamente como, pero tiene que notarse.

 

¿Cuál es la manera más inteligente de crearnos un seguro de vida? Tener bienes reales y productivos es siempre la

 

mejor inversión que se puede hacer. Esto es válido también tanto si hay un colapso como si no lo hay.

 

 

 

 

 

Más...

 

 

 

http://www.crisisenergetica.org/ficheros/idealistas_nosotros.pdf

 

 

 

(...)

Dedicado a Taren, Tupo95 y demás fans de Jericho

20080219155030-nuke.jpghttp://www.freewebtown.com/8samurai/secciones/espactu/jericho/jerichospain.htm

 

Hale, ya os podeis registrar en la web de vuestra serie favortia.

19/02/2008 15:52 Enlace permanente. Tema: Nuke-nuclear Hay 13 comentarios.

20/02/2008

Allá van los 100 el barril...

20080220174235-cdp.jpg

http://www.laprensagrafica.com/economia/994649.asp

En plena sincronización con el derrumbamiento paulatino de las finanzas. Toma sinergia negativa.

22/02/2008

Si el dólar cae, todos caemos

20080222232322-tensiones.jpg
Artículo que deja en evidencia ciertas fantasías burbujiles y peakoneras con escasa fundamentación factual. Estamos de acuerdo en lo esencial, aunque hay ciertas exageraciones madmaxeras en cuanto al final del capitalismo (no negamos que pueda suceder una confrontación a gran escala, pero haría que discutir la probabilidad de que suceda), y no toma en cuenta los estragos más que posiles de otros factores de LLE (el cambio climático, por ejemplo).

 

 

 

http://www.iarnoticias.com/2008/secciones/contrainformacion/0017_mito_final_dolar_18feb08.html

 

 

 

Lo que se cuece en Gran Bretaña

20080222230839-varia.jpg
Artículo muy interesante del paisano en su blog...

 

 

 

Esto sucede, recordémoslo, en el nudo de las finanzas europeas.
22/02/2008 23:08 Enlace permanente. Tema: Varios No hay comentarios. Comentar.

25/02/2008

Inventos yankis (¿para LLE?)

20080225154101-preparacion.jpgBrutal: la escopeta-metralleta granizando tiros.

 

 

 

http://www.taringa.net/posts/videos/1055168/AA-12-La-escopeta-m%C3%A1s-mortifera_.html

 

 

 

 

 

No todo van a ser armas, menos mal. Un poco de luz, por favor.

 

 

 

http://sp.rian.ru/onlinenews/20080219/99628382.html

28/02/2008

Actualización CSP: boletín nº 10

20080228203430-cdp.jpg

Con un tema muy pertinente: la civilización no es el enemigo. Parece que el sentido común se va imponiendo a las masturbaciones mentales, al menos en unos pocos sitios.

 http://www.comunidadsinpetroleo.com

 

Proyecto F: Vendrán días mejores...aunque no muchos más

20080228182839-preparacion.jpg
Vendrán días mejores para este y otros proyectos F, conforme se vaya haciendo más patente LLE en su fase “suave”. La paradoja es que cuanto peor vaya todo, menos posibilidades económicas habrá de llevar adelante este tipo de proyectos (al menos legalmente). Calculamos que hay un magen de maniobra de 2 años a más tardar para reunir los fondos, la gente y el material necesario para comenzar cultivos de subsistencia (suena feo, pero seamos sinceros: eso es realmente el proyecto F). Por ahora no ha sido posible ni encontrar la zona adecuada ni la financiación mínima, lo cual tampoco nos ha sorprendido demasiado. A fin de cuentas, la EXPOculación es moneda corriente en las áreas de influencia de las ciudades, y el sueldo de mileuristas y submileuristas de GEP no da para mucho, ni aun yendo de “lonchafinistas”, como dicen los ciber-primos de la burbuja info.

 

¿Por qué este fracaso hasta ahora? Podemos echarle la culpa a las circunstancias personales y socioeconómicas (el sub-mileurismo no ayuda a tener credibilidad, tampoco las escasas habilidades sociales de algunos, el desconocimiento del mercado, etc), pero algo nos dice que no es sólo eso. En primer lugar, hubo un error de cálculo, centrándonos demasiado en los factores de LLE que pensábamos más importantes (cénit hubertiano y cambio climático). Pensando que sus efectos más patentes serían a X años vista, no prestamos demasiada atención al “burbujeo” económico que está empezando a salir con toda su crudeza este 2008, pero que ya dio un aviso en agosto de 2007 con las hipotecas subprime. Por tanto, en medio de la incertidumbre financiera, y coN el personal agobiado por crecientes gastos y deudas inmobiliarias, nadie va a hacer mucho caso a iniciativas que requieren invertir en ‘locuras’ survivalistas.

 

No obstante, en el caso de que la situación económica aún fuese buena antes del avance global de LLE, ¿habría cambiado mucho la cosa? Lo dudamos. Precisamente la “bonanza” económica habría alejado a la mayoría (incluyendo a los supuestos alternativos) de meterse en historias de esta calaña.

 

Dicho crudamente: la gran mayoría de la población no puede ni quiere salir de la trampa mortal en que se ha convertido el modo de vida occidental. E incluso quienes alardean de “antisistema” están igualmente cogidos de salva sea la parte. Es más divertido hablar de genocidios y canibalismos en webs que hacer algo útil en el mundo real.

 

Lo que hay son iniciativas de cuatro chalados y poco más.

 

No queremos abandonar el proyecto, aunque vamos a pasar a una fase de reflexión y “retirada estratégica”: estudio de las posibilidades a medio plazo del asunto, ahorro seguro como preparación y aprender de otras movidas que pueda haber por ahí.

 

Si en un tiempo razonable la cosa no tira, entonces intentaremos sumarnos a otras iniciativas parecidas que podamos enterarnos, aunque no sean totalmente de nuestro agrado. Esperamos volver lo antes posible con el blog y con noticias positivas del proyecto.

Es tiempo de silencio...provisional.

 

El banco mundial de semillas

20080228182408-preparacion.jpg

http://www.diariodenavarra.es/20080226/culturaysociedad/inaugurada-boveda-global-semillas-artico-deposito-100-millones-semillas.html?not=2008022616532935&idnot=2008022616532935&dia=20080226&seccion=culturaysociedad&seccion2=culturaysociedad&chnl=40

 Se podría hacer sin tanto boato y a menor escala algo parecido por personas o colectivos. Siempre hemso pensado que descentralizar es más seguro a largo plazo que centralizar. No vamos a dejárselo todo a los noruegos de Svalbard...

28/02/2008 18:24 Enlace permanente. Tema: Preparación y protección No hay comentarios. Comentar.

29/02/2008

Nos despedimos por un tiempo (no mucho)

20080229094943-varia.jpg

Respondiendo al tupolev95, lo confirmamos: nos vamos de vacaciones aunque sólo serán virtuales. Necesitamos estar menos pendientes de la actualidad y más del largo plazo, aclarar ideas y repensar "estrategias". Para contactar os dejamos esta dirección postal (algunas cosas de la era pre-cibernética todavía tienen su utilidad).

 

G.E.P.

Apartado 6085

50080-Zaragoza.

Recibid un cordial saludo.

29/02/2008 09:50 Enlace permanente. Tema: Varios Hay 17 comentarios.

Temas



Archivos

Enlaces

Nuke-nuclear

Peakoil-Cénit del petróleo

Ecocidio-CO2 y contaminación ambiental

Preparación y protección

Varios

Tensión internacional

| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar