Zaragoza Sin Barreras

PROBLEMAS CON LAS RAMPAS DE LOS AUTOBUSES

Mª. Ángeles Longares, una joven discapacitda de 29 años, denuncia la situación a la que se enfrentó hace unos días para acceder al autobús urbano de Zaragoza con la silla eléctrica en la que se desplaza.

Según cuenta esta joven, el viaje hasta el hospital Miguel Servet, en Zaragoza, en un autobús de la línea 42 se desarrolló sin problemas. Lo peor fue el regreso a casa "Acudí a la parada, a las 22:00, y me encontré con la ingrata sorpresa de que en tres autobuses consecutivos no funcionaban las rampas. Tuve que esperar a un cuarto vehículo para poder subir". Tal y como ella misma relata, "los conductores salían y me querían ayudar para subir ao autobús, pero era imposible porque mi silla motorizada pesa mucho". Longares critica este caso: "Me enfadé muchísimo, porque se supone que están adaptdos desde 1998.

Animo a todos los discapacitados a que sean usuarios de los autobuses urbanos rojos en la ciudad y no se limiten a acoger los amarilllos (destinados a dar servicio a las personas con movilidad reducida) para desplazarse".

17/09/2009 13:36.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.