Dialéctica

Ayer me encontré con dos amigos, a los que no veo con frecuencia. La conversación, por parte de ellos,  giró, enseguida, hacia la situación de crisis que estamos viviendo. Los argumentos, así como los sistemas de discusión, eran  parecidos a los que se utilizan en cualquier tertulia de radio o televisión; es decir, cada uno manejaba su discurso sin escuchar al otro. Tanto  las palabras como  los conceptos que empleaban eran estereotipos.
Parece que no tenemos cultura de debate, de escucha, de dialéctica (en el sentido de análisis crítico de conceptos e hipótesis, a base de preguntas y respuestas).  Deberíamos volver a los griegos.
Si dos personas, en un ambiente cordial, sin admiradores, sin tele, sin tener necesidad de ganar seguidores para sus causas, no se escuchan, ¿cómo vamos a pretender que en otros ámbitos se establezcan diálogos constructivos?
Mucho recorrido tenemos por delante, mucha tarea pendiente.
Mi intervención en la conversación se limitó a decir que el trabajo bien hecho de cada uno podía ser nuestra aportación individual a la  mejora de la situación. La aportación de tres personas es posible que sea un poco escasa para ese fin tan ambicioso, pero, al menos, cada uno de nosotros estaríamos cumpliendo nuestra cuota parte. Nadie debería excusarse en la dejación de funciones de otros.
Martes, 26 de Mayo de 2009 20:03 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar