24 de junio

Son las 6 de la mañana; no duermo y me levanto. No es una mañana cualquiera, es la mañana de San Juan.  Empieza a clarear el día. Ha pasado la noche mágica, la del fuego en sus mil formas, la de los petardos, verbenas, hogueras, sardinadas,… Plazas de ciudades, playas, pequeñas aldeas, cerros, como el Monte de las Ánimas, donde íbamos a ver salir el sol; cualquier lugar es bueno para la celebración. Cada uno sigue un poco el ceremonial que ha visto de sus mayores.  La ciudad empieza a desperezar y  se nota movimiento en sus calles; la gente se va incorporando al trabajo. Sigo el itinerario del alba, el resplandor del sol va llenando el fondo del Este, en su máximo acercamiento al Norte. Mañana ya irá perdiendo posiciones.

Pongo la radio para oír las primeras noticias de la mañana y me lleno de espanto. Un tren ha arrollado a 30 personas en Casteldefels. Hay más de una docena de muertos y el resto heridos graves. La noticia indica que han cruzado la vía cuando pasaba un tren que no tenía parada en dicha estación.

Siempre me han producido pavor esas estaciones por las que pasan a toda velocidad los trenes de largo recorrido. El silbido cuando se va acercando, los diferentes sonidos, al ir pasando todos y cada uno de los vagones por la estación, suponen ya de por sí un cierto escalofrío.

La vida, el acontecer diario, proporciona situaciones verdaderamente trágicas. Una noche alegre, diferente, esperada durante mucho tiempo. Unas personas, que bajan de otro tren, inician un camino, quieren llegar a la fiesta antes, buscan un atajo; otras, les siguen por inercia; esa es la rutina, el sin pensar que utilizamos cuando atravesamos un paso de peatones en rojo. Hay alguien que se adelanta y muchos, sin ya detenerse a pensar, le siguen. Es de noche, el tren no se ve; oyes el pitido, ves la luz que se te acerca; dudas, te asustas, y ya no puedes salir. La fiesta se trunca en tragedia; los que se han muerto y los que viven, que lo arrastrarán durante  toda su existencia. La sociedad conmocionada cada año lo recordará. Se tomarán más medidas. Habrá acusaciones de unos a otros. Se buscarán culpables.  El dolor de las familias permanecerá. Nada volverá a ser como antes. La noche de San Juan del 2010, otra fecha más para la historia.

Jueves, 24 de Junio de 2010 23:09 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar