Ceremonia

El entierro ha sido muy reducido (no habría más de 30 personas); un sacerdote ha rezado un responso enfrente de su tumba y poco más. No he conocido a casi nadie de los que asistían. Deduzco que la mayoría eran de la otra rama de la familia.  Da la impresión de familias reducidas y con pocos amigos (familias cerradas al mundo social y participativo).En ésta, nuestra cultura,  ese acto tan emotivo que es la última despedida terrenal de un familiar, de un amigo,  cuando no se producen condiciones extraordinarias, suele ser un poco frío, un poco distante, bastante rápido, como con prisas. No hay un recuerdo, una semblanza por parte de nadie. Podría ser algo más natural, más cercano, más directo, más participativo, como suelen ser las despedidas de los vivos, eso sí  con las distancias que debe haber entre unas y otras

Martes, 29 de Junio de 2010 00:36 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar