Al alba

20150303130438-2015-03-03-1051red.jpg

Son las 7,30 de la mañana; es martes 3 de marzo. Me asomo a la ventana y contemplo el espectáculo de la naturaleza, el milagro de cada día. La salida del sol va apareciendo en la lejanía del horizonte. Hoy, a su derecha no hay casi nubes; unas pocas, pequeñas y sueltas, como flotando; la mayoría están a su izquierda, más abigarradas, más compactas; todas, en este momento que estoy mirando, están teñidas de rojo amanecer. Dentro de un minuto será muy distinto.

El sol, todavía no se destaca; marca su trayectoria, como un rayo de luz blanca  emergiendo del fondo y dirigiéndose hacia el infinito.

El viento está en calma, el día tiene buena pinta y presta su colaboración al secaje de las tierras y casas tan mojadas por el Ebro.

Martes, 03 de Marzo de 2015 13:05 #.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario




No será mostrado.




| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar