Se muestran los artículos pertenecientes al tema Naturaleza.

03/03/2015

Al alba

20150303130438-2015-03-03-1051red.jpg

Son las 7,30 de la mañana; es martes 3 de marzo. Me asomo a la ventana y contemplo el espectáculo de la naturaleza, el milagro de cada día. La salida del sol va apareciendo en la lejanía del horizonte. Hoy, a su derecha no hay casi nubes; unas pocas, pequeñas y sueltas, como flotando; la mayoría están a su izquierda, más abigarradas, más compactas; todas, en este momento que estoy mirando, están teñidas de rojo amanecer. Dentro de un minuto será muy distinto.

El sol, todavía no se destaca; marca su trayectoria, como un rayo de luz blanca  emergiendo del fondo y dirigiéndose hacia el infinito.

El viento está en calma, el día tiene buena pinta y presta su colaboración al secaje de las tierras y casas tan mojadas por el Ebro.

03/03/2015 13:05 #. Tema: Naturaleza No hay comentarios. Comentar.

23/02/2015

Amanecer en Zaragoza

20150223130346-reducida.jpg

Esta mañana, al levantarme he oído una noticia positiva. Un joven de 13 años había salvado a sus dos abuelos (inválidos) de perecer en un incendio en su propia casa. Primero, ha sacado a las dos personas y luego ha apagado el fuego.

El cielo de Zaragoza, a las 7,30 de la mañana presenta un aspecto maravilloso. En la profundidad del Este hay como una explosión de colorido, de unos tonos rojos sanguíneos, que poco a poco van matizándose y extendiéndose por el centro del firmamento. La belleza de la naturaleza como antídoto de  la fealdad que causamos los humanos por acción y omisión en muchas partes del mundo.

23/02/2015 13:04 #. Tema: Naturaleza No hay comentarios. Comentar.

10/11/2014

Ordesa 2014

20141110135543-ordesa-montes-1-copia.jpg

Son las nueve de la mañana. Zaragoza tiene el ritmo normal de un día laborable. La autovía de Huesca lleva escaso tráfico. Hay algunos tramos nuevos,  cerca de Monrepos y en las proximidades de Sabiñanigo. Al ritmo que se lleva, faltan todavía unos cuantos años para terminar su construcción. En la variante de Sabiñanigo, tomo una carretera que indica Ordesa, siendo bueno su recorrido hasta Fiscal. No podemos decir lo mismo desde allí hasta Broto y Torla. Estrecha y unas curvas muy pronunciadas la hacen peligrosa; más todavía cuando hay algún conductor que entra en una de ellas a velocidad desproporcionada al trazado de la carretera. Mucho riesgo para tramos así.

Broto y Torla tienen poco movimiento de gentes. El aparcamiento de Ordesa está bastante lleno de coches. Acaban de llegar dos autocares y hay un grupo numeroso de personas que se dirigen al punto de comienzo del recorrido.

Nos ponemos ropa adecuada y empezamos el paseo clásico hacia la Cola de Caballo.

Los tonos y el cromatismo de los colores de las hojas y del entorno no son los que esperábamos. Las hayas han perdido prácticamente todas las hojas. Parece que este año hemos llegado tarde al esplendor. Pensamos que algo más arriba la cosa será mejor. Con ese pensamiento, iniciamos el recorrido.

El río casi no baja agua. Vamos subiendo. Nos detenemos al pie de  unas grandes hayas donde todos los años que venimos por aquí nos hacemos una foto. Su aspecto, tampoco, es el que esperábamos encontrar.

Hacemos una pausa en la curva donde hay un corte del terreno  y una valla, desde la que vemos una cascada,  y allí hacemos más fotos y tomamos el bocata.

Nos fijamos la meta de llegar a las Gradas de Soaso y reanudamos la marcha. El último tramo, desde donde tenemos que pasar cerca de una zona de rocas, que seguro habrán servido de buen refugio a caminantes, se nos hace largo y tampoco encontramos la belleza de otras  años, que teníamos en el recuerdo. Parece que no es lo mejor idealizar todo tanto, que te puede conducir a un cierto desengaño.

Hacemos fotos en las Gradas de Soaso, desde donde se puede ver la pared del fondo de la Cola de Caballo, e iniciamos la vuelta.

Poco a poco y tomando un camino diferente al de ida,  cuando llegamos al cruce que lo permite, hemos llegado a la pradera, principio del paseo.

Han sido cuatro horas y media de camino, de fotos, de pausas, de rememorar, de algún tropezón, de ligeros comentarios de todo tipo, de subir la vista a los farallones tan tremendos de aquella zona, de oír los susurros del agua y en algunos   de escuchar el silencio, de seguir la pista a los pocos pájaros que parece nos acompañan en algunos tramos, de intentar captar una zona del bosque, del camino, del paraje, del cielo, de la luz, del color, que nos permita hacer la mejor foto para que quede en el recuerdo.

Llegamos a la pradera, al punto de partida, y después de una pausa para tomar algo en el bar allí existente, iniciamos el viaje de vuelta, viaje que terminamos  un poco cansados, habiendo pasado un buen día, con una pequeña decepción de no haber encontrado esos tonos, ese colorido, ese espectáculo, que siendo bello nos lo habíamos imaginado más todavía.

         Gracias, de todas maneras, por habernos permitido ir, contemplar la naturaleza y volver.

10/11/2014 13:57 #. Tema: Naturaleza No hay comentarios. Comentar.

17/11/2013

Domingo otoñal

 

 

Son las siete de la mañana; es de noche todavía; sigue lloviendo. Me asomo a la ventana y no veo ciudadano alguno por la calle, bien andando, bien esperando el bus.

El día está tristón, gris, oscuro, casi lóbrego.

Pienso en los sin techo. ¿Dónde y cómo pasarán el día? Hoy, las tiendas, los centros comerciales, están cerrados. Hay menos espacios para estar a cubierto.

Hoy, las calles no tendrán esa alegría de los domingos, en los que se ve a los hijos con sus padres, dirigirse hacia los parques, bien para andar, para ir en bici, para montar en las atracciones, para pasear por  sus calles.

A lo lejos, suena una sirena. Parece de la policía. ¿Será un robo, un accidente, una persecución, una ayuda a un ciudadano que lo necesita?

Hoy, habrá que jugar en casa, inventarse cosas para que los pequeños estén entretenidos. El día se hará largo. Puzles, lecturas, juguetes caseros, tele, y  vuelta a enmpezar “Me aburro”, será una de las frases del día de los no tan pequeños.

Alzo la cabeza para ver cómo va la madrugada, y veo a una chica, desafiando la lluvia, haciendo footing, o mejor, dicho en castellano, corriendo por la calle con equipamiento deportivo. Creo que ahora lo llaman de otra manera, que se me ha olvidado.

Poco a poco, muy lentamente, la mañana va teniendo algo más de luz. El sol ha salido por la lejanía - aunque no se ve- allá por el horizonte, más cerca de donde está el mar que de donde está  la montaña, y aunque sigue lloviendo,  la claridad va ocupando el espacio de la noche.

Este domingo de noviembre, con su lluvia, su poca luminosidad, no invita ciertamente a la euforia, pero no sería aconsejable  que esa fala de luz, suponga una barrera, un obstáculo, para disfrutar de un domingo de otoño, así que pienso que solo es cuestión de una capa de lluvia o una gabardina y un paraguas.

Me dispongo a ir al parque, a contemplar la naturaleza en una de sus formas, ver caer gotas de agua en los charcos haciendo burbujas,  observar esas gotas colgadas de las hojas desplazarse lentamente hasta el suelo ,percibir como se van soltando de las ramas y  van cayendo hasta flotar en el agua depositada en los hoyos, recordar viejos tiempos, comprendiendo como los niños salen con esas botas de agua que les compraron ayer sus padres y van derechos a los charcos a ponerse encima de ellos y chapotear.

Pienso que el agua se va infiltrando en la tierra, haciendo reserva,  y que poco a poco, cuando sea el momento oportuno y llegue el buen tiempo,  aportará  a la semilla esa humedad que necesita, , que le servirá para renacer, salir de nuevo a la superficie a inundarnos con sus variables, sus tonalidades, su alegría.

El pensamiento se va convirtiendo en palabras; las palabras en objetivo y esté se convertirá en hechos, y, así, es como funciona todo. Los hechos en costumbres y las costumbres en manera de ser y en sistema de vida.

Feliz domingo de otoño lluvioso.

 

17/11/2013 10:56 #. Tema: Naturaleza No hay comentarios. Comentar.

18/06/2012

Otro amanecer

Lunes, son las 6,30 de la mañana. La noche ha sido calurosa, la ventana está abierta. Levanto la vista hacia el Este, muy hacia el Este, casi  en el límite con el Norte, y veo el sol que va surgiendo de lo que podríamos llamar los confines de la tierra.

Hay nubes dispersas y el colorido de las mismas va cambiando muy rápidamente, de instante en instante. Tonos rojizos, rosáceos, violetas, hasta que el sol supera el límite, lo inunda todo,  y su resplandor no permite mirar en esa dirección. Amanece y sale el sol; el milagro de cada día.

Cada alborada es distinta; como nuestro despertar. Unos días claros, otros nublados, algunos con lluvia.

El sol, cada día, cumple su objetivo, hace su recorrido, da vida y vuelve a su reducto.

Nosotros, igualmente, debemos recorrer nuestro itinerario, el que nos toque, pero eso sí, debemos realizarlo, nos guste o no, sin desaliento, aunque nos cueste esfuerzo. El sol no hace excepciones, nosotros tampoco. Cada día lo que toque.

Estamos en los días más largos del año. Feliz día a todos.

18/06/2012 13:31 #. Tema: Naturaleza Hay 1 comentario.
| Blog ciudadano realizado con Blogia 2.0 | Suscríbete: RSS | Administrar